Después de recibir clases debajo de árbol, niños ya tienen aulas nuevas

Los menores de la escuela Grace Honduras, en El Ocotillo, iniciaron ayer sus clases en las tres aulas que construyó Operation Honduras Aún necesitan materiales didácticos.

Formación: Unos 135 niños reciben clases en la escuela. Fotos: José Cantarero.

San Pedro Sula, Honduras.

Como un sueño hecho realidad ven los padres, docentes y alumnos de la escuela Grace Honduras, en el sector de El Ocotillo, las nuevas aulas de concreto en que los menores reciben clases desde ayer.

La copa de aquel gran árbol que se encuentra a la par del centro ya no servirá más como aula, adonde en 2018 unos 25 niños del primer grado recibían el pan del saber.

Ahora, los pequeños tienen tres aulas nuevas, que fueron construidas por Operation Honduras, una fundación de estudiantes estadounidenses que al ver en los reportajes de LA PRENSA la necesidad en la comunidad no dudaron en apoyar y mejorar las condiciones del centro.

Actualmente, la matrícula del centro educativo es de 135 alumnos. Por la mañana van más de 75 niños y el resto por la tarde.

Luego de tres meses de construcción y una inversión de $12,000 (unos L292,680), la organización entregó las tres aulas y desde ayer son utilizadas por los niños del primero, segundo y tercer grado.

Respuesta. Christof Wittwer, representante de Operation Honduras en el país, manifestó estar orgulloso de ayudar a las personas de la comunidad. “Fue una excelente experiencia ayudar la escuela Grace. Con el apoyo de los jóvenes y los voluntarios se logró terminar la construcción por completo”, compartió.

Agregó que esperan seguir ayudando a la comunidad y los niños de la escuela con materiales.

Durante el primer día de clases, los alumnos recibieron sorpresas por parte de otras organizaciones que conocieron de las necesidades de la escuela a través de los reportajes que Diario LA PRENSA publicó desde 2018.

dz-grace-220219 (2)(800x600)
Las nuevas aulas tienen capacidad para 25 alumnos cada una. En el primer día de clases, a los niños les dieron mochilas y útiles escolares. Aún hace falta mobiliario para equipar las aulas. En 2018, los niños del primer grado recibían clases debajo de un gran árbol.

Ayer, la fundación Operación Bendición Honduras llevó mochilas y cuadernos a los niños, quienes mostraron su alegría al recibir los útiles escolares.

Necesidades. Aunque ya cuentan con los espacios aún hace falta mobiliario en las aulas y libros de texto para los estudiantes.

Los docentes no tienen escritorios ni pizarras para dar las clases.

Un grupo de padres de familia trabajan para instalar el cableado eléctrico y que las aulas cuenten con energía.

Katherine Mejía, encargada de la escuela, agradeció por todo el apoyo que le dieron las organizaciones al centro. “Todavía no lo puedo creer que nuestros niños ya cuentan con aulas en condiciones dignas”, comentó.

Agregó que este año abrirán más cupos para que los menores reciban educación. Antes, el centro atendía desde la preparatoria hasta el tercer grado por la falta de aulas y docentes; sin embargo, este año con apoyo de la municipalidad, que contrató a más docentes, se atenderá hasta el sexto grado.

“Antes había cuatro maestros, ahora son seis; con esto atenderemos a más niños”.

Asimismo, darán clases por la tarde a personas adultas que no saben leer ni escribir, indicó Mejía. La municipalidad apoya con la construcción de baños y planean hacer otra aula, dio a conocer la encargada de la escuela.

dz-grace-220219 (9)(800x600)
La Prensa