Psicóloga: “No sabemos cómo lidiar ni con nuestras frustraciones”

La psicóloga Lilian Ramírez, del Centro Integral para la Inclusión Escolar (Cipie) en Santa Cruz de Yojoa enlista una serie de recomendaciones para lograr una óptima salud mental, tanto en adultos como en niños.

Foto:

En el Centro Integral para la Inclusión Escolar (Cipie) los niños con afecciones mentales y conductuales y los que enfrentan retos de aprendizaje reciben atención terapéutica integral.

mié 12 de junio de 2024

SANTA CRUZ DE YOJOA. ¿Sabe qué son los indicadores emocionales o señales de alerta? ¿Qué pasa cuándo un padre no está bien emocionalmente? ¿Existen instituciones públicas para buscar ayuda psicológica?

Esta y muchas dudas las contesta ampliamente la psicóloga y periodista Lilian Ramírez, psicoterapeuta en el Centro Integral para la Inclusión Escolar (Cipie) que funciona con fondos municipales y del Estado a través de la Secretaría de Educación y ofrece servicios gratuitos a la población en el sur del departamento de Cortés, en Honduras.

¿Qué factores son los que más afectan a la salud mental de la salud, sobre todo en los niños?
El Centro Integral para la Inclusión Escolar (Cipie) es una institución donde atendemos a niños principalmente con dificultades de aprendizaje. Pero también podemos observar dentro de las evaluaciones psicológicas que se hacen, que muchas de esas dificultades de aprendizaje son producto de problemas emocionales que los niños están atravesando o de trastornos del neurodesarrollo, que ya es cuando interviene un factor más biológico.

¿Qué han detectado ustedes de los niños que llegan con cuadros de depresión porque ya los están padeciendo o con estrés? Lo primero que se hace es un proceso de evaluación psicológica con pruebas estandarizadas y ahí es donde nosotros descubrimos los diferentes indicadores emocionales. Cabe mencionar que la mayoría de los niños, un altísimo porcentaje, está reflejando indicadores emocionales que tienen que ver con su contexto familiar.

¿De qué nos habla cuando menciona indicadores emocionales? Pues básicamente estamos hablando de que no se sienten protegidos, son niños que perciben su contexto familiar como inseguro, se sienten indefensos, tienen a la figura paterna como una figura de autoridad, a quien le tienen temor, a quien no le tienen confianza, eso implica una baja en su autoestima, implica que les produzca ansiedad y/o también depresión. Se está dando mucho el caso, de que los niños tienen comorbilidad, depresión y ansiedad, tanto los niños como los adolescentes. Entonces, cuando hay un cuadro combinado de depresión y ansiedad, la posibilidad de que haya una ideación suicida se incrementa, la posibilidad de que desarrollen incluso un estrés postraumático se incrementa cuando, por ejemplo, hay muchas situaciones de violencia entre los padres, por ejemplo, entonces ahí eso se traduce.

Son hogares altamente conflictivos. Entonces, no solamente se trata de cuando el papá abandona el hogar, sino es también cuando los niños están en medio de esas discusiones constantes dentro del entorno. Entonces, o cuando los padres son violentos con los niños.

Por ejemplo, nosotros muchas veces como adultos andamos cargando un montón de situaciones emocionales con las cuales no hemos aprendido a lidiar y nos vamos al eslabón más débil. A descargar toda esa frustración, todo ese estrés, toda esa ansiedad, en nuestros hijos. ¿Por qué? Porque no sabemos cómo lidiar ni con nuestras frustraciones, ni con los desafíos que significa ser padres, ni con las emociones de los niños. No sabemos cómo regularnos nosotros y tampoco sabemos cómo enseñarles a nuestros hijos a regular las emociones.

$!<b>Las terapias grupales en las que se incluyen a los padres son muy efectivas.</b>

¿En el seno de los hogares, los papás están enfermando a sus hijos con estas situaciones, porque causarle una ansiedad, una depresión, una tristeza a un niño es enfermarlo?
Sí, y es que hay otro detalle que es bien importante, los adultos debemos saber que para procurar el bienestar de nuestros hijos, primero tenemos que estar bien nosotros, entonces es imposible, o puede ser un poco posible, digamos, para no irnos al extremo, de intentar ser buenos padres, pero el costo emocional que nosotros estamos pagando cuando no estamos preparados, cuando no tenemos un bienestar integral, entonces estamos pagando un costo demasiado elevado, y eso se traduce, luego, no solo en enfermedades en cuanto a la salud mental se requiere, sino también en cuanto a la salud física, porque lo que la boca no expresa, el cuerpo lo termina sacando.

Entonces eso es fundamental, por eso es que ahora vemos adultos con una gran cantidad de enfermedades físicas, como la hipertensión, como la diabetes, como los problemas cardíacos, los accidentes cerebrovasculares, ¿por qué razón?, porque hemos venido guardando, acumulando durante muchos años, aquel montón de conflictos emocionales que no hemos logrado, o no hemos decidido, o no hemos podido resolver, entonces todo eso se viene a observar en nuestra salud física también.

¿Cómo funciona en Santa Cruz de Yojoa el Cipie?
El Centro Integral para la Inclusión Escolar (Cipie) en Santa Cruz de Yojoa es un proyecto que inició ya hace algunos años, pero durante la pandemia estuvo cerrado por obvias razones. Luego el alcalde (....) decidió que se abrieran nuevamente las puertas de esta institución para los niños, niñas y adolescentes. Se maneja con fondos municipales, se tiene apoyo también de la Secretaría de Educación con el pago del servicio de psicología,y los padres también apoyan. La organización SCW (Escuela para los Niños del Mundo) ha brindado algún tipo de apoyo a esta institución.

Actualmente, los padres que tengan niños con dificultades de aprendizaje (que es donde normalmente se dice que por esas razones que los llevan, pero a veces terminamos descubriendo que son otras situaciones) lo único que necesitan es llevar dos fotografías tamaño carnet, una partida de nacimiento y copia de la identidad del adulto responsable, y con eso ya el niño pasa a asistencia en educación especial, si presenta dificultades de aprendizaje, a evaluación psicológica, se hace una evaluación clínica, con pruebas estandarizadas, y dependiendo de los resultados, así también se le brinda la psicoterapia.

Pero sí es algo bien importante, que independientemente de la institución en donde los padres decidan llevar a los niños, es muy importante recalcar el hecho de que es un trabajo en equipo. En realidad, un alto porcentaje del avance en los niños depende mucho de los cambios que se hacen en casa y del esfuerzo que el padre de familia realiza.

¿Por qué razón? Porque nosotros como profesionales podemos brindar la orientación adecuada, podemos darle la psicoterapia al niño, las autoridades pueden asignar presupuestos, pero si en casa no se hacen las modificaciones que se recomiendan hacer en cuanto al trato del niño, en cuanto a la conducta de los padres, es decir, si no hay un contexto familiar que cambie favorablemente para los niños, no es que no se van a ver avances, pero los avances son mucho más lentos.

¿Todo este trabajo ya en el contexto privado no es barato?
El arancel del Colegio de Psicólogos ya establece pautas para los costos. Una valoración clínica le anda costando mínimo 2,500 lempiras. Una sesión dependiendo, si es del área educativa o si es del área clínica, anda costando alrededor de 800 a 1,500 lempiras. Todo depende del criterio del profesional. Y pues sostener un proyecto no es barato, puesto que las pruebas psicométricas son de un costo elevado.

Hay pruebas que se necesitan para estos centros que andan por 38,000 lempiras y algunos reactivos de estos son para 25 niños, por ejemplo. Entonces la inversión es alta, por eso el costo es elevado, pero yo pienso que es más elevado el costo de cargar con la culpa.

En el caso de los padres, decir, bueno, tuve la oportunidad de atender a mi hijo a tiempo y no lo hice, y después sufrí las consecuencias. Muchos padres podrán decir, pero es que ir al psicólogo es caro porque se paga por sesión. Y si se hacen revaluaciones, pues también se deben de pagar. Pero, por ejemplo, yo pregunto, cuestiono a los padres, ¿qué prefiere usted, invertir en la salud mental de su hijo que está presentando un cuadro de depresión mayor, con ideación o intentos suicidas? ¿Invertir qué, digamos, 10,000, 15.000 lempiras en un proceso de tratamiento psicoterapéutico?

¿O, aunque suene cruel, lidiar en el resto de su vida con la culpa porque no se atendió bien a este chico a tiempo y terminó suicidándose? Entonces, eso es lo que debemos preguntarnos. Porque hay muchísimos jóvenes actualmente, y niños, niños de 10 a 18 años, que todavía legalmente se consideran niños que tienen 2, 3, 4, 5 intentos suicidas. Entonces, estamos hablando que es un problema serio y que no estamos prestándole la debida atención y que muchas veces en casa creemos que es capricho, que porque son haraganes, que es berrinche, y así sucesivamente. Entonces, no nos cuestionamos si realmente es una situación clínica que ya está atravesando el adolescente o el niño.

$!<b>A juicio de Ramírez, hay muchos adultos acumulando frustraciones y trasladándolas a los más vulnerables, sus hijos.</b>

¿Pueden derivar muchas de estas afecciones en consecuencias más crónicas?.
Si no hay una intervención temprana, no va a desaparecer, solo se va a ir agudizando. Por ejemplo, los trastornos, por lo menos lo que a mí corresponde, lo que he atendido es cuadros de depresión y ansiedad. Yo puedo comenzar a observar algunos síntomas y digo, esto es un cuadro de depresión leve, luego pasa a moderado, ya cuando es un cuadro depresivo mayor, nivel grave, entonces ya la persona necesita no solo asistencia psicológica, sino que necesita también asistencia psiquiátrica. ¿Por qué razón? Muchas personas dicen que ir al psiquiatra es para locos.

¿Qué es lo que hace el psiquiatra?
Lo que hace el psiquiatra es equilibrar tu química cerebral que se ve alterada cuando estás pasando por un trastorno mental, una discapacidad mental. Entonces, ¿qué hace el psiquiatra? Es el médico especializado en darte los medicamentos necesarios para que tu química cerebral se regule.

Una vez que está bien regulada, entonces con eso y con el proceso de psicoterapia, con eso puedes ir avanzando y salir de ese cuadro. Es algo así como, yo les digo a mis pacientes que es algo así como cuando estás frente a una piscina inmensa y no sabes nadar. Entonces, si quieres aprender a nadar, tenés primero que usar unos flotadores, unos salvavidas, que son los medicamentos, pero estás en la piscina.

$!<b>Actividades para estimular el desarrollo motriz se implementan en el Cipie de Santa Cruz de Yojoa.</b>

¿Qué hace el terapeuta (psicólogo)?
Es el instructor de natación que te va diciendo cómo mover tus manos, cómo mover tus pies, para que puedas llegar al otro lado de la piscina o que ya te sostengas en el agua. ¿Qué sucede si no tienes medicamentos y el agua está muy profunda y no tocas el suelo de la piscina? Te vas a terminar ahogado. Mientras que con el medicamento y con psicoterapia, el agua no va a desaparecer, pero vas a aprender a nadar, a moverte y a salir de esa situación cuando lo necesites. Entonces, eso es lo que es la diferencia entre un psiquiatra y un psicoterapeuta

¿Y por qué es importante?
Los psicólogos no recetamos ni siquiera una acetaminofén. No es nuestra labor. Nuestra labor es brindar psicoterapia. Hay mucho tabú con el psiquiatra. Todavía hay muchos y también con los psicólogos. La única diferencia que yo pude observar es que después de la pandemia sí se visibilizó un poco más la importancia de la atención en salud mental, porque hay más cuadros de ansiedad en las personas. Es más común verlo.

Es, por ejemplo, que nosotros recurrimos a los dispositivos móviles totalmente. Los niños en edad escolar tuvimos nosotros que asignarles un aparato guardado móvil, ya sea una tablet o un celular, para que pudieran estar supuestamente conectados en las clases. Sin embargo, eso vino a degenerar en que es un uso excesivo de los dispositivos móviles.

Recomendaciones para mejorar la salud mental
  • > Aprender a gestionar sus emociones, sobre todo para los caballeros. A ellos se les enseña que no deben expresar sus emociones(No es que vamos a decir, ´ya no nos vamos a enojar nunca más´. Todos nos enojamos, todos nos sentimos tristes, sentimos miedo alguna vez. Es aprender a gestionar nuestras emociones, a no acumularlas, a reconocerlas sobre todo. Decir,tengo derecho a estar enojada, a estar triste, a tener miedo, a expresarlo.
  • > Busque ayuda. Ahora tenemos la fortuna de que hay muchas instituciones en el país que brindan asistencia. Si usted siente que ya le está perdiendo el sentido a su vida, siente que ya no puede dormir bien, no puede comer bien, sus relaciones sociales o de pareja están siendo afectadas, se aísla de todo el mundo, anda con una carga en sus hombros, y dice, ¿qué es lo que me está pasando? Entonces busque asistencia. Si no tiene los recursos y es mujer puede ir, por ejemplo, a Ciudad Mujer, o a las oficinas municipales de la mujer. Algunas brindan asistencia psicológica. O si siente pena de buscar ayuda presencial, busque el Teléfono de La Esperanza. Si es adolescente o niño, marque la línea 110, y pida hablar con una psicóloga, o busque cualquier alternativa.
  • > Trate de tener hábitos saludables. Es hacer ejercicio, compartir con amigos, escuchar música agradable, cuidar el contenido que vemos en el teléfono, soltar el teléfono por lo menos unas dos horas antes de irnos a la cama, eso es higiene mental. Hay que distraerse y poner también rutinas. Agendas adecuadas, porque también necesitamos descansar. Entonces el descanso también es importante.

¿Y qué ha causado eso?
Nos están llegando niños al Cipie a la consulta, padres diciendo que su niño tiene problemas de lenguaje o no escucha, o no presta atención, o es agresivo. Yo pregunto primero, y es la primera pregunta fija en las entrevistas, ¿Cuántas horas utiliza su niño en teléfono? Como padres, nosotros siempre queremos proyectar una imagen positiva.

Entonces, decimos, no, casi no lo usa. ¿Más de una hora? ¿Más de dos? ¿Más de tres? ¡Ah, más de cuatro! Entonces, el niño tiene inmediatamente el placer ahí. Ese es un placer inmediato. Quítaselo y el niño se tiene que aburrir, ya no tiene algo que le genere placer inmediato. Entonces, no hace actividad física. Con el teléfono no tiene necesidad de hablar con nadie. Hay un montón de factores que vienen a afectar. Y hay muchos estudios que avalan que los dispositivos móviles definitivamente causan un serio problema en salud.

$!Psicóloga: “No sabemos cómo lidiar ni con nuestras frustraciones”