”Al capturar a vendedores se identifican de la mara y dicen que son una familia”

La MS es la principal organización que tiene las plazas de venta de droga en barrios y colonias de San Pedro Sula, de acuerdo con análisis de la Policía.

Foto: LA PRENSA

Uno de los investigadores de la Policía que encabeza operaciones contra maras y pandillas en San Pedro Sula.

mar 16 de enero de 2024

8 min. de lectura

San Pedro Sula, Honduras.

En operaciones dirigidas por las áreas de inteligencia de la Policía se ha logrado desmantelamiento de redes del crimen organizado involucradas en venta y distribución de drogas en múltiples sectores de San Pedro Sula, según aseguró un investigador con varios años de experiencia dentro de la División Contra Estructuras Criminales de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) en una entrevista exclusiva con LA PRENSA Premium.

El alto jefe policial, quien solicitó el anonimato, detalló la complejidad de enfrentar este problema que afecta principalmente a menores de edad y a familias desintegradas en el país.

El entrevistado destacó que el tráfico de drogas representa una fuente significativa de ingresos para grupos criminales, generando conflictos por el control de puntos de venta que, a su vez, desencadenan otros delitos, incluyendo homicidios.

En este contexto, identificó a la Mara Salvatrucha como la principal organización detrás del narcotráfico en San Pedro Sula, seguida en menor medida por la Pandilla 18 y otras bandas independientes como Los Aguacates en sector Los Cármenes.

En cuanto a la actuación de la Pandilla 18, el oficial señaló su presencia marcada en zonas específicas como La Jerusalén o Planeta, de La Lima; mientras que la MS tiene un dominio más extenso, abarcando el centro, áreas de alta plusvalía y diversos establecimientos, incluyendo varias discotecas de San Pedro Sula.

Subrayó que, a pesar de desmantelar algunas plazas de venta, las organizaciones tienden a reubicarse en otros sectores. El narcomenudeo persiste, evidenciando una red sofisticada que mueve, por ejemplo, la droga desde El Ocotillo, haciendo escalas en zonas de control como la Santa Martha, que sirven de puntos de transferencia hasta llegar al centro o zonas altas de la ciudad.

Relacionada: Extraditable lideraba una red de tráfico de Fentanilo en California

Además, señaló que al capturar a individuos involucrados en venta de droga, a menudo argumentan falta de empleo o coacción, especialmente en el caso de la Pandilla 18, dificultando la identificación y detención de cabecillas.

“Cuando los arrestamos aducen que ellos son una familia y que los remitamos solo a ellos”, dijo.La Policía ha detectado nuevas conductas, por ejemplo, los vendedores ya no almacenan droga de manera convencional, sino que la esconden en lugares estratégicos como caletas, tubos PVC o casas abandonadas.

“Por la droga se están perdiendo familias enteras, y miramos que se mueve mucho la venta de cocaína, marihuana, crack y en el caso de sustancias como tusi no hemos hallado, es exclusiva para ciertos lugares”, concluyó.

La Policía estima que un mes es el tiempo promedio que se tardan para comprobar un delito penal de manera flagrante en el caso de droga. Usan estrategias como vehículos y ciudadanos comunes en operaciones, y trabajan coordinadamente equipos especializados en el objetivo.

Hay 8,000 hondureños en rehabilitación de las drogas

Lenín Antonio Fu, jefe de la sección de Tratamiento y Rehabilitación del Instituto Hondureño para la Prevención del Alcoholismo, Drogadicción y Farmaodependencia (Ihadfa), manifestó que desde pandemia en 2020 hubo un aumento en el uso estas sustancias.

“En San Pedro Sula tenemos una clínica con expertos para atender gratuitamente a los afectados. La adicción es una enfermedad crónica no transmisible, pero la gente lo ve como un delito, por eso estamos peleando sus derechos”, especificó el galeno.

$!”Al capturar a vendedores se identifican de la mara y dicen que son una familia”
”La rehabilitación es gradual, la adicción se va a quitando poco a poco y contamos con todos los expertos para su abordaje”. doctor Lenín Antonio Fu

En primicia, detalló que desde noviembre pasado se está tratando a tres pacientes por fentanilo tras llegar deportados. “Quienes llegan a Ihadfa son personas que viven con sus padres, son gente acomodada, pero a la vez son bipolares, depresivos, esquizofrénicos y se enganchan a una sustancia”, lamentó.

La autoridad del Ihadfa advirtió que seguirán haciendo inspectorías en eventos públicos y en tiendas que venden productos e tabacos para controlar sustancias como el “popper”, que venden ilegalmente.