Los enseres fueron arrasados y viviendas están atestadas de lodo

Aunque hay una aparente calma, el río Ulúa tiene acceso libre por los boquetes.

Foto: FOTOS: MOISÉS VALENZUELA

Los habitantes de la 17 de Enero, conocida como Metalias, revivieron la pesadilla sufrida durante los huracanes Eta y Iota.

Por: Roxana Rodríguez

4 min. de lectura

LA LIMA

Atestadas de lodo y con todos los enseres destruidos quedaron las viviendas de unas 140 familias de la colonia 17 de Enero, más conocida como Las Metalias, en La Lima.

Los pobladores no pueden regresar por la amenaza de inundaciones.La comunidad está abandonada, pues las corrientes arrasaron con todo lo que encontraron a su paso.

Las casas quedaron casi completamente cubiertas por las aguas de los ríos Chamelecón y Ulúa que se filtraron por el canal Campín.

$!Afectadas más de cien familias de la colonia 17 de enero en los campos bananeros.

Ahora, entre el lodo, algunos habitantes intentan recuperar sus camas lavándolas, pero las lluvias que comenzaron ayer les han impedido seguir sus tareas.

En los bordos hay enormes boquetes, por lo que las autoridades mantienen en alerta roja la zona, pues las crecidas del Ulúa podrían afectar esas zonas.

Alba Jackeline Chacón y su esposo ayer caminaron en medio del fango para llegar a su morada con la esperanza de poder limpiar, mientras sus tres hijos aguardaban en el albergue de La Lima, pues dicen que no los pueden arriesgar.

$!Debido a las lluvias, muchas personas perdieron todas sus pertenencias.

Lo primero que encontraron fueron gallinas muertas y plagas de zancudos.“Mi casa en las tormentas Eta y Iota se la llevaron, Usaid nos hizo una temporal y ahora estábamos viviendo en una de un cuñado, pero volvimos a perder lo poco que habíamos logrado comprar”, lamentó Alba Jackeline.

La mujer relató que la familia esperaba que le renovaran el contrato a su esposo en las fincas, por lo que ahora cargan con la doble preocupación de estar sin trabajo y sin techo.

Canales
  • > La colonia 17 de Enero, al igual que Limones y Montevideo, de La Lima, son afectadas por los canales Maya, Marimba y Comandante que convergen en la aldea Flores de Oriente y se forma el canal Campín, que causó inundaciones en la zonas bajas. Las aguas del Campín caen en la comunidad de Banderas, explicaron las autoridades del Codem.

Al igual que la pareja, decenas de familias de la 17 de enero tuvieron que ir al albergue del Gimnasio Municipal de La Lima, mientras que otras se han quedado en los bordos, esperando que el lodo se que para limpiar.

Algunos pocos, como Josué Bonilla, ya lograron limpiar sus viviendas, sacando agua del pozo, pero igual temen que la crecida del río los vuelva a inundar y quedar incomunicados como lo estuvieron por cinco días.