El 24 de julio de 2022, China lanzó el segundo de los tres módulos de la estación espacial Tiangong.

El módulo Wentian fue propulsado por un cohete Larga Marcha 5B desde el centro de lanzamiento de Wenchang, en la isla de Hainan, sur de China.

De 20 toneladas, 18 metros de largo y 4.2 metros de diámetro, el módulo laboratorio se acoplará a Tianhe, el primer módulo de la estación que ya está en órbita desde abril de 2021.

La misión es la número 24 del programa espacial tripulado chino.

Provisto de tres espacios para dormir, baños y una cocina, el nuevo módulo cuenta también con sectores para experimentos científicos.

Wentian servirá, además, de plataforma para controlar la estación espacial en caso de problemas técnicos.

Luego de Wentian, los tres taikonautas de la misión Shenzhou-14, actualmente en la estación espacial, recibirán a otro módulo-laboratorio, Mengtian, en principio durante el mes de octubre.

La estación tendrá entonces su forma en “T”, similar en medida a la ex estación espacial soviética Mir y su expectativa de vida sería de al menos 10 años.

Terminaría de ser construida en solo un año y medio, el ritmo más rápido de la historia.

China podrá realizar por primera vez un relevo de tripulación en órbita cuando la estación espacial Tiangong esté terminada.

En comparación, las construcciones de la estación Mir y la Estación Espacial Internacional (EEI) duraron 10 y 12 años, respectivamente.

El 26 de julio de 2022, el nuevo jefe de la agencia espacial rusa, Roscosmos, Yuri Borísov, confirmó que Moscú abandonará la EEI después de 2024, cuando concluyen los acuerdos de cooperación internacional espacial.

Estados Unidos ya está buscando opciones para que EEI siga operando, no se espera una “limpia”.