Padre exorcista: degeneración del hombre es obra de Satanás

El Padre indica que el demonio se mete fácilmente en las personas que están apartadas de Dios. Para hacer un exorcismo debe ir bien preparado con una Biblia y mucha oración.

Conjurar espíritus requiere mucho estudio. Compartió con el Padre Albeiro de Jesús Quintero en la parroquia de la colonia Tara. Fotos Yoseph Amaya.
Conjurar espíritus requiere mucho estudio. Compartió con el Padre Albeiro de Jesús Quintero en la parroquia de la colonia Tara. Fotos Yoseph Amaya.

San Pedro Sula, Honduras

En varias oportunidades, el Padre colombiano Robert León Rodríguez Severiche se ha enfrentado a los demonios que han tomado el cuerpo de alguna persona, según dijo el religioso durante una visita a San Pedro Sula.

En ese trabajo de exorcismo no está solo. “Tengo detrás a la Iglesia y a los ángeles, sobre todo a san Miguel Arcángel, que no puede faltar en esta batalla contra Satanás”.

El religioso llegó a San Pedro Sula en representación de la Asociación Sacerdotal Siervos del Espíritu Santo para conocer el trabajo pastoral que desarrollan sus paisanos Héctor Mario Salazar y Albeiro de Jesús Quintero, en la parroquia de la Santa Cruz, en la colonia Tara.

Indicó que cuenta con un decreto del Obispo de la Diócesis de Sonsón, Río Negro, en Antioquia, Colombia, y el respaldo del Papa para ejercer el exorcismo, especialmente en los casos de liberación.

Se trata de casos como el de hombres que le toman odio a su esposa por “trabajos” que hacen los brujos a petición de la amante del poseído. A veces también la gente entra en trance o aparece con rasguños y golpes, sin que los médicos logren acertar qué es lo que tiene. Dice que se han dado casos de muchachas violadas por entes invisibles que sin duda se trata de espíritus enviados por el diablo, que actúa en forma muy sutil.

El demonio utiliza sus argucias para no ser expulsado de un cuerpo que ha poseído. Citó el caso de una muchacha que le llevaron a su parroquia desde una lejana comunidad de Colombia con evidentes signos de liberación. Sin embargo, ella pedía que la dejaran ir a la casa porque lo que tenía era un problema psiquiátrico.

El Padre no le creyó y comenzó a hacerle unas preguntas fuertes que hicieron que el demonio comenzara a revolverse. La lucha con el demonio es como una pelea de boxeo en la que el enemigo puede ser vencido en el primer round y a veces en el último round, con fuertes golpes de alabanzas, ejemplificó el religioso.

Las armas que el sacerdote utiliza en el exorcismo son la Biblia, la estola, que forma parte de la vestimenta del sacerdote, el agua bendita, pero sobre todo las alabanzas, que lanzan al enemigo al infierno.

Agregó que no hay que esperar que una persona poseída eche espuma por la boca y se revuelque. El diablo también toma actitudes ordinarias en forma sutil como las tentaciones, el error y el pecado para promover el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, las drogas y la corrupción de los gobernantes.

tm-exorcismo 140220(800x600)
Su sueño era ser futbolista o arquitecto, pero Dios le tenía reservada una misión como sacerdote.

Destacan labor de pastorales

La Asociación Sacerdotal Siervos del Espíritu Santo, con sede en Colombia, cuenta con 60 miembros diseminados en el mundo; entre ellos, el párroco de la Santa Cruz, Héctor Mario Salazar, y el vicario Albeiro Quintero, quienes coordinan unas 30 organizaciones pastorales en su jurisdicción.

La sociedad tiene presencia en la parroquia de la colonia Tara desde hace 20 años, tiempo durante el cual han pasado 16 sacerdotes, informó el padre Quintero.

La parroquia fue visitada por el siervo colombiano Robert León Rodríguez Severiche con el fin de dar asesoramiento en la renovación carismática católica y conocer las pastorales de la parroquia. El padre Robert destacó que “esta es una parroquia viva en la que hay dinámica laica comprometida con la gente”. Dentro de la pastoral social hay un dispensario médico y comedor gratuito para los niños, “un anhelo de todo sacerdote”.

tm-exoswrsismo2 140220(800x600)
La lectura, la psicología y mucha oración son básicos para conjurar los espíritus que se apoderan de la gente cuando no hay comunión con Dios, expresó el Padre Robert.
La Prensa