Más noticias

El 80% de las playas de La Ceiba están destruidas

El paisaje de piedras en las costas ceibeñas hacen difícil la actividad turística.

Las barreras de protección construidas para detener la erosión han causado más daños a las costas.
Las barreras de protección construidas para detener la erosión han causado más daños a las costas.

La Ceiba, Honduras.

Por no haber implementado un ordenamiento territorial costero en el pasado, la ciudad La Ceiba ha perdido el 80% de sus playas.

Un paisaje de piedras es lo que muestran hoy las playas de la Novia de Honduras que hace más de 30 años presumía extensas costas de arenas. Para recuperar estos espacios de ocio y esparcimiento, la alcaldía junto con la Secretaría de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas (MiAmbiente+), y la Universidad Politécnica de Ingeniería (UPI) iniciaron la primera fase del proyecto Control de Erosión Costera, Restauración de Playas y Parque Marino.

Esta iniciativa empezó con el diagnóstico de las playas, ríos y esteros a cargo de expertos de Brasil y de Honduras. “Buscamos entender los problemas costeros de la erosión causados en la costa de Honduras”, explicó Felipe Sprovieri, ingeniero costero de Brasil.

La falta de arena en las playas y la cantidad de rocas hacen el ambiente difícil para el turismo de ocio “por lo que tenemos que determinar dónde está la arena y hacer el intercambio para estabilizarla”, expuso el experto.

La erosión costera se produce por la falta de arena, los océanos son muy enérgicos con sus corrientes y la acción de los vientos. Esta energía causa que los bancos de arena sean arrastrados a otros lugares.

El biólogo brasileño José Armando Torres enfatizó que para resolver este problema lo primero que se debe hacer es el ordenamiento, uso y ocupación del suelo en la ciudad. “Hubo medidas de contención del mar totalmente insustentables, sin ningún estudio técnico y científico, y aquí está replicada esa cruel realidad, donde la playa tendría que ser recreada en muchas partes todavía”, dijo.

Los expertos concluyeron que el problema costero que enfrenta la ciudad no es culpa de los fenómenos naturales ni del cambio climático, sino de la intervención del hombre. “Las estructuras que un día intentaron colocar cruelmente no van a resolver nunca este problema, y solo comprometió la cualidad de la playa”, lamentó.

Iniciativa modelo

Con el proyecto La Ceiba será pionera en Honduras. “La Ceiba puede liderar a partir de este momento la elaboración de la primera política de gerenciamiento costero de Honduras, esta es una buena oportunidad para ser líder, con una política pública que no existe”, alentó.

La playa del Paseo de Los Maestros será parte de este esfuerzo costero. “Ese pedacito de la playa será el verdadero laboratorio de la dinámica de la marea y cómo mostrar un equilibrio porque no está ocupada, está a tiempo, eso vale oro todavía”, indicó Torres.

El experto aseguró que el 80% de las playas de La Ceiba están destruidas, “por la ocupación humana, no hubo un ordenamiento territorial costero”.

Luis Eveling, secretario general de UPI, lamentó que por un olvido histórico “las playas están siendo invadidas por negocios y la naturaleza tiene un orden y equilibrio, y ese desequilibrio hace que el mar vaya corriendo, erosionando y haciendo daños y quitando los espacios de playas”.

El regidor German Cruz, destacó los resultados de esta primera fase, “esperamos que esto sea el inicio para recuperar las hermosas playas que tenía la ciudad”. Con estos datos, agregó que la Corporación Municipal y el Estado tienen una herramienta para proteger las playas que han quedado, y hacer traslados de arena de otros puntos a las zonas erosionadas.