Más noticias

Más de 156,000 hondureños están en la “lista negra” de central de riesgos

Está previsto que en este mes el Congreso retome el debate a la Ley de Protección de Datos que permitirá salir del listado a quienes salden sus deudas de inmediato.

En Honduras, el nivel de endeudamiento de la población no permite que pueda acceder a nuevos créditos, según el buró privado Equifax.
En Honduras, el nivel de endeudamiento de la población no permite que pueda acceder a nuevos créditos, según el buró privado Equifax.

San Pedro Sula, Honduras.

Son 156,476 personas de 1,080,958 que están dentro de la Central de Información Crediticia (CIC) o como popularmente se le conoce “central de riesgo” de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) las que se encuentran morosas.

Según cifras oficiales de la institución hasta el 31 de diciembre de 2018, del total registrado 1,040,819 son personas naturales y 40,139 son personas jurídicas.

Lea: Hondureños que paguen deudas saldrán de inmediato de la lista "negra" de la central de riesgo

A diferencia de lo que la mayoría de la población maneja erróneamente, estar en la central de riesgo no es malo. La CIC es donde se consolida la información proporcionada por instituciones supervisadas por la CNBS, donde se registran los compromisos u obligaciones crediticias que adquieren las personas naturales y jurídicas desde su calidad de deudores, codeudores, avales o fiadores.

El problema surge cuando una persona es reportada como morosa por alguna deuda, ya sea por préstamos personales, tarjetas de crédito, de servicio público o municipal.

Además: Central de riesgos suma más de un millón de hondureños

El historial de pago refleja la conducta de cada persona frente a su responsabilidad de pago del crédito recibido a través del tiempo, si ha cumplido o no en tiempo y forma con sus obligaciones; en caso contrario presenta los atrasos y esta información es analizada por las instituciones y estiman el nivel de riesgo que quieren asumir, adicionalmente se toman en cuenta otros factores: capacidad de pago, disponibilidad de garantías y el entorno económico, entre otras.

Hasta septiembre de 2018, las personas naturales que estaban en mora o en la “lista negra” por consumo son 105,386 con una deuda de 6,466 millones de lempiras.

Por tarjetas de créditos, los señalados como morosos son 51,093 personas que adeudan 2,086 millones de lempiras.

Las personas sin mora registradas en el CIC por consumo son 476,872 con una dueda de 54,822 millones de lempiras, por tarjetas de crédito son 355,186 y tienen un saldo de 19,057 millones de lempiras.

Burós privados

En el país, además de la central de riesgo de la CNBS, existen dos burós de crédito privado: Equifax y Transunión, que al igual que la CIC registran información de instituciones reguladas por la CNBS y las no reguladas, como compañías de cable, instituciones educativas, hospitales, microfinancieras, en general instituciones que tienen cuentas por cobrar y que se suscriben a las mismas.

Alejandro Flores, gerente general de Equifax en Honduras, dijo que su institución tiene como por objetivo promover el desarrollo económico del país mediante dos brazos de responsabilidad social. El primero es fortalecer la inclusión financiera a través de información objetiva, sana y obtenida de medios legales.

El otro brazo es la educación financiera, para ayudar a comprender a las personas que obtener deudas o créditos es positivo porque permite que los ciudadanos se puedan desarrollar mejor como profesionales o empresarios.

Equifax tiene seis millones de hondureños en su base de datos, de los cuales 2.5 millones tienen una referencia crediticia y de estos el 15% tienen una referencia en mora, las cuales muchas veces puede ser una de 30 días, la cual no afecta el récord crediticio.

Flores señaló que en Honduras uno de los problemas no es que la población tenga un mal historial crediticio, sino que el nivel de endeudamiento es elevado y no logran calificar para los créditos porque tienen demasiadas obligaciones.

Explicó que como buró de crédito solo otorgan la información crediticia una vez que un consumidor haya dado el permiso a una institución para ver su historial.

“Los burós no calificamos, solo entregamos información, cada empresa tiene su política para entregar crédito, es por eso que a algunas personas en un banco les aprueban préstamos y en otros no”, detalló Flores.

Advertencias

Equifax considera que la mayoría de la población piensa que obtener deudas es malo, pero al contrario de esto resaltan que las mismas sirven para solucionar emergencias u obtener algo más rápido en lugar de ahorrar.

Flores señaló que en Honduras un problema que la población tiene es que solicitan créditos donde se los dan más rápido y les piden menos papeles y esto puede ser un gran error. “La primera variable negativa de solicitar créditos rápidos es que se paga una tasa de interés alta, donde se termina pagando más del 100% de lo que cuesta un artículo”.

Además, el gerente señaló que un riesgo para los ciudadanos puede ser que los plazos que se trazan son bastante amplios y las cuotas son pequeñas y hace pensar a las personas que pueden seguir gastando y continúan solicitando más hasta un cuarto crédito.

Nueva ley

Una persona que fue reportada como morosa y posteriormente canceló la deuda permanece con ese registro durante dos años en la central de riesgo; para las personas que nunca pagaron los compromisos deben esperar hasta cinco años según la ley actual.

Este factor es uno de los que afecta a los ciudadanos hondureños cuando buscan optar a nuevos préstamos a pesar de que han cancelado sus compromisos financieros.

Desde el Poder Ejecutivo se está impulsando la iniciativa Ley de Protección de Datos Personales, en la cual el artículo 40 señala: “Aquella persona que se encuentre registrada en la Central de Riesgo Crediticia por incumplir con sus obligaciones deberá ser notificada cuando sea registrada y eliminada de la misma una vez saldada la deuda”.

El artículo que permitirá eliminar al instante de la central de riesgo a aquellos hondureños que aparecían como morosos fue discutida en el Congreso Nacional en noviembre del año pasado; sin embargo, esta quedó en suspenso y no se terminó de aprobar.

Se espera que este mes se pueda retomar la discusión del artículo 40 que permitirá que se aplique a todas las bases de datos crediticias, no solo la central de riesgo, según el diputado Walter Romero.

De aprobarse el artículo será una buena noticia para aquellos hondureños que están a punto de pagar deudas que los mantienen con moras en la central de riesgos, pero que con la ley actual deben esperar varios años para salir de la misma.

Historial

Para solicitar el historial crediticio, las personas o, en su defecto, representantes autorizados o un acreditado legal se puede presentar en las oficinas de la Gerencia de Protección al Usuario Financiero de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS).

Los requisitos son: presentar la tarjeta de identidad y llenar el formato de autorización, el historial es gratuito.

El historial se puede solicitar en las oficinas ubicadas en Tegucigalpa, San Pedro Sula y Choluteca.