Aumenta la delincuencia por falta de Tasa de Seguridad

<p>En lo que va de este año se registran 51 muertes. En 2012 se reportaron 172 homicidios.</p>

/

El municipio de Villanueva se está convirtiendo en uno de los más violentos del Valle de Sula, solo el año pasado se reportaron 172 homicidios. En este 2013 se registran 51 muertes violentas.

La tasa de homicidios de 2011 fue de 105.2 por cada 100 mil habitantes y el año pasado esas cifras incrementaron a 115.7 homicidios. La media mundial es ocho homicidios por cada 100 mil.

Los sectores de Dos Caminos, Gracias a Dios, Siboney, El Calán, El Marañón, y El Milagro son consideradas las zonas de mayor riesgo delictivo.

Según la policía, del listado de sitios conflictivos, El Calán y Marañón se han convertido en el refugio de las maras que tienen como base de operaciones este corredor. El alcalde Walter Perdomo dijo que han hecho acciones para poder acceder a los fondos de la tasa de seguridad, “ya aprobamos el plan de consejo de seguridad para que lo antes posible obtengamos los desembolsos e iniciar los proyectos en el municipio”.

El funcionario dijo que el Gobierno les adeuda del año pasado alrededor de cinco millones de lempiras, fondos que al recibirse serán utilizados en programas preventivos y apoyo en logística e infraestructura a las entidades de seguridad.

“El proyecto de cámaras de vigilancia y centro de monitoreo es una de nuestras mayores prioridades que darán grandes resultados para mejorar la seguridad en Villanueva”, agregó Perdomo.

“Hace algunos años El Marañón era un sector seguro, pero desde el 2010 la delincuencia es incontrolable ya no podemos salir ni de nuestros hogares porque nos da temor ser víctimas de la violencia”, lamentó uno de los pobladores.

Crítica situación

Pese a la problemática de seguridad, en el municipio fueron cerradas tres postas: El Aguacate en 2009, El Venado en 2010 y El Marañón en 2011. Debido al abandono de la posta en la aldea El Aguacate, una familia de escasos recursos económicos habita en la estación policial. “Cuando sucede algo tenemos que llamar a la posta de la ciudad de Villanueva, lo que da tiempo a los delincuentes para poder escapar sin preocupación alguna”, aseguró una vecina del municipio.

En Villanueva hay asignados 53 policías, los que tienen que brindar seguridad a una población superior a los 130 mil habitantes. Es decir, cada policía tiene la responsabilidad de velar por 2,481 pobladores, cuando la media mundial indica que lo ideal es que haya un policía por cada 300 habitantes.

En Villanueva solo hay tres patrullas que deben recorrer los 116 kilómetros del municipio.

Gerardo Espinoza, director de la Cámara de Comercio e Industrias de Villanueva (CCIV), dijo que recibieron un seminario taller del programa Municipios Seguros, para acceder a fondos de índole extranjero y la misma tasa de seguridad. “Nuestras estadísticas nos dicen que del 2007 al 2012 la tasa de homicidios creció en un 400%, lo que es alarmante para los habitantes del municipio”, expresó el empresario.

Mientras la tasa de seguridad era manejada por el comité local, invirtieron alrededor de ocho millones en el mejoramiento de las postas y equipamiento logístico de la policía.

El regidor Javier Rubí manifestó que el año pasado no se invirtió ni un centavo en el tema de seguridad porque no pudieron acceder a la tasa de seguridad. “Tenemos un proyecto de centro de monitoreo para concentrar las emergencias de la Policía Nacional, Cruz Roja, Bomberos, Copeco y Codem”, informó Rubí. Las autoridades locales buscan un proyecto de seguridad inmediato y reducir los altos índices de violencia, principalmente en las aldeas del municipio. En el sector de El Marañón la semana pasada se reportaron cuatro muertes violentas, lo que mantienen en alerta a miles de pobladores de la zona.

La Prensa