Más noticias

Las Cuevas de Talgua

En abril de 1994, dos resueltos exploradores dejaron atrás al pequeño grupo que había decidido internarse en las profundidades de las Cuevas de Talgua.

/

En abril de 1994, dos resueltos exploradores dejaron atrás al pequeño grupo que había decidido internarse en las profundidades de las Cuevas de Talgua.

Luchando contra la poderosa corriente subterránea, brazo del río Talgua, los aventureros avanzaron durante varias horas para llegar, finalmente, a lo que parecía un túnel de regulares dimensiones. Para su sorpresa, acomodados en diferentes sitios, se encontraban una gran cantidad de huesos humanos y cerca de dos docenas de vasijas.

El descubrimiento del cementerio dentro de Talgua pronto atrajo la atención de la ciencia. Investigadores nacionales y extranjeros se dieron a la tarea de desentrañar los secretos que ocultaban los restos humanos.

Talgua se encuentra en la sierra de Agalta. Geológicamente esta zona formó parte del suelo del mar de Esquías, durante la era Cenozoica, en el período Cuaternario, cerca de 1.8 millones de años atrás.

Cuando las placas tectónicas se levantaron, numerosas corrientes subterráneas quedaron atrapadas, buscando una salida. Con el paso de miles y miles de años perforaron las rocas, creando cuevas como las de Talgua. Esto nos explica su creación, pero, ¿cómo llegaron los esqueletos ahí?

En toda América, numerosos grupos indígenas precolombinos consideraban las cuevas como puertas naturales al mundo de los dioses y los muertos. Eran sitios sagrados y no era extraño que se usaran como puntos de adoración o cementerios secundarios.

Es decir, cementerios donde eran recolocados restos de personajes muertos, después de haber sido enterrados, primero, en otros sitios. Curiosamente, en Talgua, la mayor parte de huesos encontrados corresponden a cráneos y huesos largos, como los de las piernas y brazos.

¿Cuál era el pueblo que utilizó estas cuevas? No se sabe. Talgua está ubicada en las fronteras de dos grandes culturas precolombinas: Mesoamérica y la Cultura Andina.

Ésta era una zona de traslape, o como se le ha identificado, el Área Intermedia. Lo que sí se sabe es que era una sociedad estratificada, con un alto grado de refinamiento estético.

Esto se pudo determinar gracias a la riqueza y variedad de ofrendas encontradas junto a los esqueletos. Además, estudios realizados en algunos de los huesos determinaron que no era el maíz la base principal de la alimentación, algo que se acerca más a los patrones de Sudamérica.

Sin embargo, lo que más atrajo la mirada de los estudiosos fue el brillo que reflejaban los huesos al ser iluminados. Pronto se descubrió que los mismos estaban cubiertos por siglos de calcita, mineral disuelto de la roca por el agua y que sirvió para proteger y conservar las osamentas. Además, sirvió para que ahora recibieran nombres populares como "Las calaveras brillantes de Talgua".

Cuando tenga suficiente tiempo, querido lector, dé una vuelta por el lejano Olancho y venciendo los temores naturales, intérnese en el parque eco-arqueológico las Cuevas de Talgua.

Bien iluminado y con una temperatura muy agradable, la visita le mostrará la Honduras de los primeros tiempos.

Cómo llegar

Las Cuevas de Talgua se encuentran a escasos 7 kilómetros de la ciudad de Catacamas, Olancho. Desde Tegucigalpa son aproximadamente dos horas y media a una regular velocidad y debe pasar por Juticalpa, antes de llegar a Catacamas.

La carretera a las cuevas es de tierra y no se necesita un vehículo de doble tracción, aunque siempre es recomendable. Consulte con cualquier lugareño cómo llegar. Otra referencia es preguntar por la aldea de Guanaja, que es la comunidad donde se encuentra el parque.

La entrada es de veinte lempiras por persona más diez lempiras por el guía. Vale la pena llegar temprano y el recorrido dura alrededor de 45 minutos. Hay una pequeña cafetería y si va a almorzar allí es recomendable que reserve con tiempo. Los precios son muy cómodos.

Guías

La Asociación de Guías de Talgua es una organización pequeña, pero sumamente profesional. Todos han sido capacitados por el Instituto Hondureño de Antropología e Historia y por el Instituto Hondureño de Turismo.

Además de servir de intérpretes en las cuevas, ellos lo pueden llevar por los senderos de la sierra de Agalta, si usted es un amante de la naturaleza en su máxima expresión.

Información

Para contactarlos comuníquese con Desiderio Reyes al 9730-99-57.