Exponer la piel a diario a la luz azul puede favorecer a la aparición de manchas y envejecimiento.
Exponer la piel a diario a la luz azul puede favorecer a la aparición de manchas y envejecimiento.

¡Alerta! La luz azul que produce su celular puede dejarlo ciego

San Pedro Sula, Honduras.

¿Le ocurre que en la noche se despierta y lo primero que hace es ver su celular? Tal vez lo haga de manera inconsciente, pero expertos aseguran que la luz azul que emiten estos aparatos está provocando un aceleramiento de la ceguera, generando depresión, trastorno del sueño y falta de concentración.

“La gente se levanta cansada, como que no ha dormido lo suficiente, de mal humor. Además, esto impacta en la retina del ojo, por eso es necesario que se cambien los hábitos en el uso del celular”, dice Josué Perdomo, radiólogo de la Liga contra el Cáncer.

La exposición prolongada de esta luz azul hace que se generen moléculas venenosas en las células del ojo que se ocupan de ver. Ese proceso puede causar degeneración macular, un trastorno ocular que destruye lentamente la visión central y aguda y no tiene remedio, aseguran los investigadores de la Universidad de Toledo, Ohio, en un estudio.

Esclavos del celular

Y es que la mayor parte de los hondureños se han vuelto esclavos de estos aparatos y, si bien es indispensable para muchas tareas diarias, no tienen la noción del impacto en la salud.

Lea: Unas 600,000 mujeres sufren diabetes en Honduras

El sicólogo Daniel Menjívar dice que cada vez es más el apego y la adición, ya que ahora ya no solo es un medio de comunicación, es un centro de entretenimiento, tanto que los jóvenes pasan hasta 10 horas con estos aparatos.

El experto dice que la gente se está volviendo disfuncional, está dejando de hacer cosas que son su responsabilidad y se está volviendo más pasiva. “Los aparatos electrónicos están absorbiendo toda la energía al ser humano; es urgente cambiar estos patrones de conducta.

En vez de estar pegado al celular, haga ejercicio, interactúe con su familia y amigos o lea un libro”, expresa Menjívar.

¿Y las radiaciones?

Los teléfonos celulares emiten radiación de radiofrecuencia (ondas de radio), una forma de radiación no ionizante desde sus antenas.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) no lo confirma ni lo niega, en un estudio hecho hace 5 años en 13 países concluyó que el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer ha clasificado los campos electromagnéticos producidos por los teléfonos móviles como posiblemente carcinógenos.

“Se dice que hay entre un 10 y un 40% de probabilidades de desarrollar ciertos tumores en el cerebro llamados gliomas y neurinoma del acústico. Los gliomas por su localización son tumores cerebrales que están más frecuentes en el lóbulo pariental o temporal, mientras que el neurinoma es un tumor de la banda del nervio acústico por su cercanía con el celular”, dijo Perdomo.

Otra de las repercusiones que puede tener, aunque los estudios aún se siguen realizando, es cáncer de próstata a los hombres que lo utilizan en los bolsillos y cáncer de mama en las mujeres cuando se usa en las blusas.

Claves
1. Utilice el celular a una distancia de entre 30 y 40 centímetros para disminuir el contacto con este aparato.
2. Reduzca el uso del teléfono celular cuando la señal es débil. Además, utilice “manos libres”.
3. Mantenga el celular alejado de la cama por la noche y quite los auriculares cuando no esté hablando.

comentarios