Naya Rivera se ahogó en unos minutos, según certificado de defunción

A varias semanas de la muerte de la actriz de "Glee", se siguen revelando detalles de su deceso

Naya Rivera fue enterrada la semana pasada en el cementerio Forest Lawn, de Hollywood Hills, en Los Ángeles, California.
Naya Rivera fue enterrada la semana pasada en el cementerio Forest Lawn, de Hollywood Hills, en Los Ángeles, California.

California, EUA.

Después de casi tres semanas de que se encontraran los restos en el Lago Piru, California de Naya Rivera, quien saltó a la fama por su participación en Glee, se informó que la actriz se ahogó en unos minutos, de acuerdo a su certificado de defunción, documento que obtuvo el periódico Daily Mail.

Según informó el sitio Page Six en su portal, la oficina del médico forense del condado de Ventura ya había realizado una autopsia en la que se confirmó que Naya Rivera, quien fue enterrada la semana pasada en el cementerio Forest Lawn de Hollywood Hills en Los Ángeles, California, se ahogó de manera accidental después de un viaje en bote que realizó con su hijo, Josey Hollis Dorsey, de 4 años, a quien encontraron dormido con su chaleco salvavidas puesto.

El pequeño le dijo a las autoridades que él y su mamá estaban nadando en el lago y que lo había empujado a la cubierta. Después, vio cómo ella desapareció bajo la superficie del agua.



Después de una intensa búsqueda, los restos de la actriz de origen puertorriqueño fueron encontrados el 13 de julio. Cabe destacar que en la autopsia que se le realizó a Naya Rivera no se encontraron alcohol ni drogas en su organismo.

La autopsia de Naya Rivera también ayudó a eliminar sospechas de que la artista sufriera alguna lesión traumática.

Naya Rivera fue enterrada la semana pasada en el cementerio Forest Lawn, de Hollywood Hills, en Los Ángeles, California, cerca de celebridades como el rapero Nipsey Hussle y el actor Paul Walker, conocido por su participación en la saga de Rápido y Furioso.

MIRA: Exesposo de Naya Rivera rompe el silencio tras su muerte

La Prensa