“La tierra sonaba como erupción por dentro, fue un bombazo”

Autoridades esperan informe geológico sobre hundimientos registrados a inicios de septiembre en el barrio Las Flores, de San Antonio de Cortés.

Foto: Fotos Melvin Cubas

La afectación natural producida desde inicios de septiembre en el barrio Las Flores trajo a su paso enormes pérdidas económicas luego de los daños en edificaciones.

Por: Ariel Trigueros

6 min. de lectura

San Pedro Sula. Martín Ulloa y su hermano Rigoberto describieron la zozobra que les ha tocado que sufrir desde que comenzó a hundirse el suelo muy cerca de sus casas en el barrio Las Flores, del municipio de San Antonio de Cortés, al norte de Honduras.

“Todo fue hace como un mes por las tormentas, el suelo comenzó a abrirse poco a poco y después de un solo. Varia gente empezó a mudarse, pero en el caso nuestro no porque tenemos muchas cositas y pueden robarlas”, externó Martín.

“Anoche, la tierra sonaba como algo que pega por dentro, como si estuviera haciendo erupción, fue un bombazo en el suelo”, recordó en su caso, Rigoberto.

" “Nosotros como familia aún no nos vamos de la casa porque no tenemos dónde ir” "

Nohemí González, una de sus vecinas que colinda con una iglesia evangélica y una pastoral, de la cual ahora solo se aprecian los pedazos producto de la falla, mencionó que tras lo ocurrido se fueron varias familias por miedo a morir, pero que “vienen todos los días para mirar cómo están sus pertenencias y cómo sigue el problema de la falla, con la esperanza de volver”.

Comentó que si bien es cierto, las autoridades locales han llegado a la zona cero del desastre, hasta ahora no han resuelto cómo esperan las familias afectadas.

En las cercanías del enorme hundimiento aún viven personas y siguen con su vida casi normal pese a lo sucedido, pero están expuestas a perder la vida si sus viviendas se vienen abajo, ya que el suelo en su entorno está altamente vulnerable.

$!“La tierra sonaba como erupción por dentro, fue un bombazo”

Perjuicios

El hundimiento se ha llevado de encuentro a la fecha un total de 10 viviendas, una pastoral y una iglesia evangélica. De estas edificaciones solo quedaron pedazos, paredes agrietadas, techos caídos y el suelo abierto.

LA PRENSA Premium entró a toda el área y pudo constatar que las aberturas a lo ancho de la zona podrían expandirse. Esto representa un riesgo mortal para las familias que allí permanecen.

$!La acumulación de agua erosionó rápidamente el suelo.

Llamado

Autoridades de la Alcaldía de San Antonio de Cortés, expertos en geología y en atención a desastres de esta envergadura han recomendado a habitantes abandonar el punto de la afectación para evitar algo peor.

La situación en el sector empeoraría en los próximos días porque múltiples municipios del norte del país están en alerta por las lluvias. Esto conlleva la ejecución de planes de evacuación en zonas de riesgo y ponerse en resguardo en zonas seguras.

Según el Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos), las alertas se prolongaron porque siguen circulando vientos asociados a Ian, que genera humedad desde el mar Caribe y océano Pacífico, dejando lluvias débiles a moderadas con actividad eléctrica.

$!Municipio de San Antonio de Cortés.