“Millones se gastan cada año en bordos y los ríos están azolvados”

La semana anterior, el experto Nabil Kawas visitó SPS y brindó una capacitación a miembros de comités de emergencias municipales.

Foto:

Nabil Kawas, decano de Ciencias de la Unah.

dom 6 de noviembre de 2022

5 min. de lectura

Para el experto Nabil Kawas, la vulnerabilidad depende directamente de la población, de la comunidad zona so región y esos nos lleva a deducir donde se puede actuar y desarrollar acciones de prevención y mejoras.

LA PRENSA Premium conversó con él en San Pedro Sula, en una capacitación de prevención para miembros de Comités de Emergencia Municipales (Codem), sobre el comportamiento de Eta y Iota y los desastes ocurridos durante estos dos años.

¿Por qué dejaron tantos desastres las tormentas tropicales Eta y Iota?

Una realidad fue que fueron dos huracanes juntos y seguir la misma trayectoria tuvo que ver mucho con fenómenos atmosféricos que como que como que los obligan a seguir esas mismas trayectorias, también es cierto que estamos sumergidos en el cambio climático y en el 2020 La Niña significó un año lluvioso con bastante calor y energía en el mar y lógicamente eso activa más el tipo de fenómenos.

Eta y Iota causaron graves daños, ¿causarán los mismos resultados otros fenómenos naturales próximos?

El Panel Gubernamental del Cambio Climático nos dice que estamos expuestos a fenómenos de mayor intensidad en menos tiempo y con mayor frecuencia no se habla de magnitudes, sino de frecuencia y duración.

" “Necesitamos profesionales capacitados que nos permitan hacer estudios científicos“. "

¿Estos fenómenos sucederán cada 18 o 20 años como lo hicieron Mitch, Eta y Iota?

Es totalmente falso el tiempo, recordemos que todos los años hay fenómenos naturales, la temporada de huracanes comienza en el 1 de junio y termina el 30 de noviembre oficialmente. Hablar de 20 años es erróneo y debemos estar preparados año con año a expensas de que uno de esos fenómenos o una simple depresión cause daños graves.

¿Vienen más fuertes cada año estos fenómenos climáticos?

El problema es el cambio climático que nos está diciendo que cada vez son más intensos, antes eran más distribuidos espacialmente hablando y de forma temporal y ahora se concentran en una zona. Si antes caían 300 a 400 milímetros de agua en un mes ahora caen en días y en un mismo lugar.

¿Estamos vulnerables en Honduras?

Somos vulnerables como país, como población, infraestructura física y social, y necesitamos acciones para reducir esa vulnerabilidad, hay muchas formas de hacerlo.

¿Cómo qué medidas se deben tomar?

Por ejemplo, en el Valle de Sula se necesitan tres proyectos hidroeléctricos, muchos dicen que esos proyectos van a regular las inundaciones y no solamente eso, sino que nos van a mejorar la productividad porque estos fenómenos en este momento tienen a los agricultores, la agroindustria, azucareras, bananeras y palmeras con miles de pérdidas económicas.

¿Está trabajando Honduras bien en el tema de prevención?

Nos falta mucho desde el punto de vista gubernamental, privado, el sector social y civil, estamos trabajando a diario en estudios. La Unah ha desarrollado muchos y algunos se están aplicando.

Regístrese y tendrá acceso al contenido Premium de LA PRENSA

La infraestructura de nuestros ingenieros no cumple con los requisitos mínimos para hacer un diseño de un puente, queremos tapar baches, para arreglar un problema en bordos cada año gastan millones de lempiras y los ríos están azolvados llenos de arena, los problemas se tienen que agarrar de origen. Ingenieros están trabajando muchas veces con referencias de lo que causó el huracán Mitch (1998), pero tienen que ir por diseños más fuertes y si quieren que un puente dure, deben haberlo bueno.

En Honduras, después de desastres se implementan programas, ¿hay continuidad de esos por las instituciones?

Si continúan la mejor inversión es la prevención. Por cada dólar que se aporta a una inversión esta recibiendo una reducción en la perdida de desastres de diez dólares, es el 10 por 1 y hacemos la invitación al sector privado, pues deberían invertir en la prevención no solo económicamente, sino que con recurso humano especializado en gestión de riesgo, geofísicos, meteorólogos.

Datos
  • > 1. 1998: El huracan Mitch dejó perdidas millonarias en la economía y miles de damnificados que quedaron sin viviendas, se repararon bordos y gastaron millones de lempiras.
  • > 2. 2020: Cortés y Santa Bárbara fueron los departamentos más golpeados por las tormentas tropicales Eta y Iota. Se reconstruyeron algunas carreteras, puentes y reforzaron bordos.
  • > 3. 2022: Fenómenos climáticos produjeron lluvias en el norte y occidente. En septiembre los ríos Ulúa y Chamelecón crecieron, destruyendo bordos y dejando otra vez damnificados.

No tenemos o hay muy pocos profesionales capacitados, hay técnicos que aprenden con el día día, pero necesitamos esos profesionales capacitados que nos permitan desarrollar estudios científicos para conocer dónde están las debilidades y dónde actuar.

¿Y la población que debe hacer en el tema de vulnerabilidad?

Para mí la población tiene un rol tan importante como el gobierno y el sector privado, porque es la población la que se expone a ser vulnerable por vivir a la orilla de un río, en las laderas de una montaña y seguir construyendo en los causes de los ríos.