Hombres son los más morosos en Honduras, según estudio

Mientras el 27.63% de los varones con deuda tienen pagos atrasados, el 22.65% de las féminas deudoras presentan atrasos en sus créditos, según un análisis de la Unah

Foto:

El estudio analizó a una población de más de un millón de personas con créditos al día y atrasados en Honduras.

lun 27 de noviembre de 2023

5 min. de lectura

Los hombres adquieren más deudas que las mujeres, pero son quienes muestran un patrón de pago menos consistente en sus obligaciones financieras, es decir, son los más morosos.

Así lo revela un reciente estudio de comportamiento crediticio durante 2020 a 2022, publicado por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) en colaboración con Equifax, el buró global crediticio.

En total, el estudio analizó a una población de 1,357,515 personas con créditos al día y atrasados. Del total, 700,171 son hombres y 657,344 son mujeres.

Dentro del grupo masculino, 506,653 mantienen sus créditos al día, en comparación con 508,442 mujeres que cumplen con sus pagos crediticios.

Por otro lado, se identificaron 193,518 hombres (que representan el 27.63%) con pagos atrasados, mientras que 148,902 mujeres (equivalentes al 22.65%) presentan atrasos en sus créditos.

Los expertos que participaron en el estudio, consultados por este medio, mencionaron que los hondureños se han endeudado en los últimos años por la necesidad de cubrir situaciones prioritarias de alimentación, educación, reparación de vivienda y salud. También detectaron que los hondureños prefieren sacar artículos al crédito.

“Aunque los hombres tengan mejores ingresos, mejores oportunidades y mayor participación en el mercado laboral, las mujeres somos mejores administradoras que ellos porque independientemente de que ganemos el dinero o no, somos las que administramos el presupuesto familiar. El marido le da 100 o 200 lempiras a la mujer y ella lo estira, lo hace rendir”, dijo a este medio la doctora Nancy Ochoa, jefa del departamento de Banca y Finanzas de la Unah y coordinadora del estudio en mención.

Para María Lidya Solano, presidenta de la Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (Ahiba), el nivel de endeudamiento y la capacidad de pago de las mujeres en los créditos están ligados al rol histórico que ha asignado a la mujer como responsable principal del hogar.

“Siempre se ha conocido que la mujer es mejor pagadora, pero yo diría que esto obedece a que la mujer también se endeuda de manera conservadora, convirtiéndose en un mejor sujeto de crédito que los varones”, señaló.

El estudio en mención fue clasificado por género, edad y zona geográfica de la población hondureña y fue analizado por expertos de Chile, México, Costa Rica y Honduras, quienes tuvieron acceso al buró de créditos de Equifax, la cual ronda por más de 10 millones de registros.

Según dio a conocer la doctora Ochoa, el objetivo principal del informe fue conocer el comportamiento crediticio de los hondureños en escenarios adversos, como la pandemia de covid-19 y los huracanes Eta y Iota (ambos fenómenos ocurridos en 2020 que impactaron económicamente en el país), así como instar a las autoridades tomar acciones sobre la educación financiera de los hondureños.

Créditos

El estudio resalta que 2022 registró la mayor cantidad de créditos atrasados. Durante el período de 2020 a 2021, la mora subió de L33,962 a L39,523, lo que representó un aumento del 16.37%. Sin embargo, entre 2021 y 2022, esta cifra creció significativamente, con una variación del 26.05%, alcanzando un monto de mora de L49,819.

Sobre la distribución de los créditos, el informe muestra que un 33% de la población analizada (casi dos millones de personas) tienen deudas atrasadas, en promedio, de L5,106, mientras que un 23% tienen deudas de L108,322.

La generación más joven es la que está más endeudada, mientras que las personas de 50 a 72 años son quienes acumulan las deudas más grandes o voluminosas. Este resultado se relaciona con la formación, estabilidad laboral y el mayor ingreso que suelen obtener a lo largo de sus vidas, indican los especialistas del tema.

La presidenta de la Ahiba proyectó que los créditos seguirán creciendo en 2024, por lo que es relevante que las personas cuiden su crédito para lograr su estabilidad financiera. “En nuestra opinión el crédito va a seguir aumentando, tal vez en un porcentaje menor porque en estos dos últimos años salíamos de una pandemia. Si hablamos de un crecimiento económico, alrededor de 5% o 6%”, expresó.

“Nadie puede lograr sus emprendimientos o hacer crecer estos si no es mediante el acceso a un crédito, pero para eso el deudor debe entender muy bien que su comportamiento crediticio debe ser serio y responsable”, recomendó.

Es importante mencionar que la Central de Información Crediticia (CIC) experimentó modificaciones aprobadas mediante resoluciones por la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), una de las cuales redujo a dos años (antes eran cinco) el tiempo durante el cual se muestra información negativa para aquellos morosos con deudas menores a 3,000 dólares (aproximadamente 75,000 lempiras).

Este medio consultó sobre la temática a CNBS a través de Relaciones Públicas, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

Generaciones más morosas

Otro dato relevante del informe es que detalla que la generación Y, comprendida por adultos de 28 a 40 años, son los que más se endeudan en Honduras, presentando un promedio de créditos en mora de alrededor de L45,920. Casi la mitad de la población endeudada (o el 45%) pertenece a este grupo poblacional.

Por otra parte, tres de cada diez deudores pertenecen a la generación X (personas de 41 a 52 años), un grupo que tiene un saldo atrasado en promedio de L60,941.

La generación Baby Boomer, integrada por adultos de 53 a 72 años, se sitúa en el tercer lugar, pues representan el 15.77% de las personas que han contraído un crédito. Su mora ronda en L63,013.

Asimismo, la generación Z (jóvenes de 19 a 27 años) muestra créditos en mora de alrededor de L23,978 lempiras. Por último, se ubica la generación Silent G (adultos de 73 o más años), que representan menos del 1% de los morosos, con una mora promedio de L48,992 lempiras.

Un 33% de la población analizada, es decir uno de cada tres, tienen deudas atrasadas, en promedio de L5,106, según el estudio de la Unah. Eso significan que llevan una mora baja, mientras que un 23% tienen deudas de L108,322, es decir alta. En el tercer puesto se sitúa un grupo, que equivale al 14%, con deudas de L10,887.

En este sentido, podemos decir que la generación más joven es la que está más endeudada, mientras que las personas de 50 a 72 años son quienes acumulan las deudas más grandes. Este resultado se relaciona con la formación, estabilidad laboral y el mayor ingreso que suelen obtener a lo largo de sus vidas.

Por otro lado, la generación Silent G, representando a la tercera edad, es la que presenta menores deudas debido a que, en muchos casos, el sistema bancario ya no las considera como sujetos de crédito por su edad avanzada.

Créditos por sectores

Respecto a la distribución de créditos por sectores, el estudio señala que los hondureños prefieren optar por formas más sencillas de endeudamiento en casas comerciales (tiendas o almacenes), aunque no siempre sean las ideales a largo plazo.

“Esa fue una de las sorpresas que nos llevamos, que los hondureños prefieren adquirir un artículo (televisor, teléfono, electrodoméstico, etc., a cuotas pequeñas, pero con intereses que los ahorquen en una casa comercial porque los procesos son menos complicados en comparación a los bancos”, expresó Ochoa.

La experta adelantó a este rotativo que para 2024 lanzarán un segundo artículo orientado a la radiografía del consumidor y que esperan resultados positivos sobre el informe respecto a nuevas políticas y actividades de educación financiera para la población hondureña, así como mayores oportunidades para las mujeres. “Es necesario que el sistema financiero diseñe programas de crédito para las mujeres porque somos las mejores pagadoras”, finalizó.