Piden a evacuados volver a sus casas hasta fin de época lluviosa

Si regresan a sus viviendas deben llevar el mínimo menaje, recomienda experto en hidrología, quien agrega que fueron pronosticadas 20 tormentas.

Foto: Yoseph Amaya

Muchos limeños que dejaron sus casas por la evacuación no regresan a ellas por temor.

Por: Roxana Rodríguez

6 min. de lectura

LA LIMA

“Mire, cuando Eta y Iota perdimos todas las cosas de la casa, y ahora nos vuelve a pasar lo mismo, el río Chamelecón volvió a inundar nuestra aldea, ya no sabemos qué hacer” comentó preocupada Priscila Ferrufino, quien está albergada en el complejo deportivo de La Lima.

Ella, al igual que 140 familias de la aldea 17 de Enero, conocida también como Metalias, abandonaron sus casas ante la alerta que emitió el Comité de Emergencia Municipal (Codem), pues los bordos tuvieron filtraciones y la zona se inundó.

La alerta para evacuar por las crecidas de los ríos Chamelecón y Ulúa también fue para pobladores de La Lima que tuvieron que abandonar sus casas con algunas de sus pertenencias.

Menaje

La pregunta que muchos que salieron de sus casas se hacen ahora es si es seguro regresar y volver a sus actividades normales.

Luis DaCosta, jefe de hidrología del Centro de Estudios y Desarrollo del Valle de Sula, recomendó no regresar con todo el menaje a las viviendas, sino con lo fundamental y esperar que pase la temporada lluviosa, que será en octubre.

“Si llegara a suceder otra emergencia, si tienen pocas cosas en sus casas sería más fácil evacuar”, indicó.

DaCosta señaló que apenas van siete tormentas tropicales y fueron pronosticadas entre 18 y 20, por lo que aún falta.

“No se sabe qué sucederá con los próximos fenómenos, la zona de convergencia tropical está bien agitada y la interacción de los vientos del norte y el Pacífico producen muchas lluvias en occidente, lo cual genera que los ríos crezcan en el valle de Sula.

“Lo más factible es que los que ya evacuaron, se esperen a que pase la temporada lluviosa”, señaló DaCosta.

Para las zonas que son afectadas por el Chamelecón, como La Lima, DaCosta dijo que las expectativas de la gente era que se iban a inundar por el impacto de las lluvias en el río Tepemechín de Copán y las inundaciones en La Entrada, pero a los largo de los 100 kilómetros que tiene de recorrido se disipó la llena.

El comportamiento del Chamelecón se debió a que las lluvias no fueron en la zona media o baja, sino que bien al occidente, a excepción del 22 de septiembre, que hubo mucha correntía en El Merendón y se creó una falsa expectativa de que el río iba a inundar”, explicó.

El hidrólogo es del criterio que las evacuaciones deben de planificarse para que no pase lo ocurrido en La Lima, donde la evacuación del 22 de septiembre fue muy prematura.

La alerta para evacuar la dio el Codem, luego de que las aguas del Chamelecón comenzaran a filtrarse por los bordos de la colonia conocida como El Mixto y La Mesa y Rodas Alvarado.

Desempleados

La Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) extendió por 48 horas la alerta roja para los departamentos de Santa Bárbara y Copán.

La alerta roja también abarca a los municipios de Potrerillos, Pimienta, Villanueva y San Manuel, todos aledaños a las riberas del río Ulúa.

$!Piden a evacuados volver a sus casas hasta fin de época lluviosa
Copeco está atendiendo a las comunidades afectadas por las inundaciones.

Amenazados

El río Ulúa sigue crecido y muchas comunidades en las riberas están inundadas y amenazadas de que el agua no despejará sus tierras, pues hay alertas de más crecida del caudal por las constantes lluvias en el occidente. Miles de pobladores desalojaron sus casas y perdieron enseres porque el agua inundó rápidamente sus comunidades.

En esas comunidades hay miles de familias que están en covachas y tiendas de campaña a la orilla de las carreteras porque no pueden regresar a sus casas.

Otros de los problemas en las zonas cercanas a las riberas de los ríos Chamelecón y Ulúa es que están sin trabajo, pues las plantaciones de banano están inundadas, así como los demás cultivos. Es por eso que a Priscila Ferrufino le preocupa no volver a su casa y estar en un albergue sin trabajar.

$!Otros aún tienen sus viviendas inundadas y esperan en albergues.