Los fans de Ye mantienen su lealtad, pese a sus payasadas

Kanye West, ahora conocido como Ye, mantiene la lealtad de sus fanáticos pese a sus continúas polémicas.

Foto: The New York Times

Ye, antes conocido como Kanye West, atrajo censura generalizada tras hacer comentarios antisemitas.

mar 27 de febrero de 2024

Por: Julia Jacobs/The New York Times

ELMONT, Nueva York — Adidas rompió lazos con él. Su agencia de talentos lo dejó. Pero un viernes por la noche reciente, una arena en las afueras de Nueva York estaba llena de miles de personas que definitivamente no le habían dado la espalda a Ye, el artista anteriormente conocido como Kanye West.

Poco antes de lanzar “Vultures 1”, su primer álbum desde que hizo comentarios antisemitas que le costaron tratos comerciales y provocaron desaprobación generalizada, Ye dio un adelanto de su nueva colaboración con Ty Dolla Sign, el cantante de R&B, en una fiesta de escucha en el UBS Arena, poniendo a prueba aún más los límites de sus fans con letras que no evadieron la polémica.

“’Loco, bipolar, antisemita’, y sigo siendo el rey”, rapea Ye en “King”, la última canción del álbum, que provocó una modesta ola de vítores.

Luciendo una máscara completa, el rapero, diseñador y provocador de toda la vida nunca mostró su rostro mientras se regocijaba con su nueva música.

$!Ye dio un adelanto de su nuevo álbum en una fiesta de escucha en las afueras de NY, atrayendo a miles.

Comportamiento extremo

En los últimos años, a medida que el comportamiento de Ye ha pasado de errático a extremo, los escuchas leales han tenido que lidiar con las cosas controvertidas que ha hecho, incluyendo vestir una camiseta que decía “White Lives Matter” en la Semana de la Moda de París y publicar en Twitter (ahora X) que estaría en “alerta muerte 3 contra el PUEBLO JUDÍO”.

“He tenido que dar explicaciones a mucha gente”, dijo Markus Phillips, de 18 años, enumerando a sus amigos judíos entre quienes se preguntan por qué sigue siendo fan. “No apoyo todo lo que hace fuera de la música, pero aun así reconozco lo artista generacional que es”.

Entre los fans que pagaron 140 dólares o más para la fiesta de escucha había los que decían que las acciones de Ye los tenían muy sin cuidado —”No me afecta”, dijo un joven de 18 años de Nueva Jersey, encogiéndose de hombros— y los que estaban luchando por reconciliar al artista que han amado durante años con el que dijo “Sí amo a Hitler” en un programa de entrevistas con el teórico de la conspiración Alex Jones.

“Separar el arte del artista” fue un comentario común entre los asistentes, al igual que las especulaciones sobre el papel que desempeñaba la salud mental en el comportamiento de Ye. (Dijo haber sido diagnosticado con trastorno bipolar). Algunos preferían creer que todo fue una actuación o una estrategia de mercadotecnia, señalando a su disculpa a los judíos —publicada en hebreo— dada a conocer a fines del año pasado.

Shareef Rashid, de 47 años —que asistió con su hijo Jair de 13 años— dijo que lo atrajo primero “Graduation”, el álbum de Ye del 2007, con sus sampleos de soul y letras que resonaron en él cuando era un joven negro de clase media de aproximadamente la misma edad que Ye.

Mahatub Ahmed, de 27 años, calzó tenis Yeezy para el show. Dijo que tenía 11 pares más en casa.

“¿Qué quieren que haga?”, preguntó. “¿Tirarlos, quemarlos?”.

©The New York Times Company 2024