¿Qué tan sostenible es el crucero más grande del mundo?

El Icon of the Seas de Royal Caribbean es el crucero más grande del mundo y desata críticas por su potencial para dañar el medio ambiente.

Foto: Rebecca Blackwell/Associated Press

Icon of the Seas, que cuenta con el parque acuático más grande en el mar, partió en su recorrido inaugural en enero.

mié 7 de febrero de 2024

Por: Ceylan Yeginsu/The New York Times

El mes pasado, Lionel Messi, la superestrella del futbol argentino, presionó un botón y una botella de champán se estrelló contra la proa del Icon of the Seas, bautizando el crucero más grande del mundo en su puerto de Miami. El buque de aproximadamente 250 mil toneladas de Royal Caribbean ha captado la atención del mundo, con algunos maravillándose de sus elementos de vanguardia, como el parque acuático más grande en el mar, y otros criticando su potencial para dañar el medio ambiente.

Con capacidad para transportar a casi 8 mil personas, el barco de 20 cubiertas y 365 metros de largo —cuyo recorrido inaugural con pasajeros partió el 27 de enero— tiene ocho “barrios” repletos de más de 40 restaurantes, bares y foros de entretenimiento.

De acuerdo con Royal Caribbean, el barco impone un nuevo estándar de sostenibilidad con el uso de tecnología eficiente en energía diseñada para minimizar su huella de carbono y avanza hacia el objetivo de introducir un barco cero neto para el 2035.

“Vivimos acorde a una única filosofía, que es ofrecer las mejores vacaciones de manera responsable”, dijo Nick Rose, vicepresidente de gestión ambiental de Royal Caribbean Group. “Y para lograrlo, construimos con los principios básicos de sustentar nuestro planeta y nuestras comunidades”.

$!El Icon of the Seas de Royal Caribbean puede transportar a casi 8 mil personas. Algunos grupos ambientalistas dicen que la alta capacidad es un problema.

Pero un estudio del 2021 publicado en el Marine Pollution Bulletin encontró que, a pesar de los avances técnicos, los cruceros siguen siendo una fuente importante de contaminación del aire, el agua y la tierra que afecta hábitats frágiles y la salud humana.

“Los buques cada vez son más grandes y esa es la dirección equivocada que debe tomar la industria de cruceros”, dijo Marcie Keever, directora del Programa de Océanos y Embarcaciones de la organización ambiental Amigos de la Tierra. “Si realmente pensaras en la sostenibilidad y no en tus resultados económicos, no estarías construyendo un crucero con una capacidad de casi 10 mil personas”.

ICON OF THE SEAS

Icon of the Seas fue construido para satisfacer la demanda, dijo la compañía, y agregó que sus barcos practican eficiencia energética y manejo avanzado de residuos y agua.

El buque es el primero de Royal Caribbean propulsado por gas natural licuado, o GNL, un combustible fósil que la industria de cruceros ha promocionado como una alternativa más limpia al fueloil pesado.

Pero los analistas medioambientales están preocupados. Pese a emitir alrededor de 25 por ciento menos dióxido de carbono que los combustibles marinos convencionales, dicen, el GNL es principalmente metano, que con el tiempo atrapa más calor en la atmósfera que el dióxido de carbono.

“Incluso si los barcos utilizaran biocombustible GNL 100 por ciento renovable, las emisiones de metano de los barcos aún se duplicarían entre el 2019 y 2030 debido al elemento de metano”, dijo Bryan Comer, director del programa marino del Consejo Internacional de Transporte Limpio.

Royal Caribbean dijo que el GNL era el combustible alternativo más factible. “Consideramos transitorio al GNL”, dijo Rose. “Hemos construido el barco para que se adapte a futuras fuentes de combustible”.

La compañía presentará el Celebrity Xcel en el 2025, que estará equipado con un motor tricombustible diseñado para dar cabida a metanol, que los grupos ambientalistas consideran uno de los combustibles más prometedores para lograr una navegación neutra en carbono.

A bordo del Icon of the Seas, Royal Caribbean ha construido lo que dice es el primer sistema de manejo de residuos de su clase. La tecnología de pirólisis asistida por microondas toma residuos de alimentos, residuos biológicos y cartón y los convierte en pequeños pellets. Éstos entonces son calentados para producir un gas que se convierte en energía de vapor, que Royal Caribbean dijo alimentaría el parque acuático del barco.

La compañía dijo que comprenderá mejor la producción del sistema en los próximos meses, pero hasta ahora se necesitan alrededor de 25 kilowatts de electricidad para operar el sistema con una producción de 200 kilowatts.

“No tomará mucha energía hacer funcionar el sistema, pero tampoco producirá mucha energía para el barco”, dijo Comer.

Icon of the Seas también está equipado con un sistema de purificación para tratar las aguas residuales a bordo, desde inodoros y regaderas hasta cocinas.

Más del 93 por ciento del agua dulce del barco se producirá a través de un sistema de ósmosis inversa, que elimina los contaminantes, dijo la línea de cruceros.

Keever dijo que Royal Caribbean merece crédito por los sistemas de tratamiento. “Es importante porque es la línea de cruceros más grande y está demostrando a la industria que puede hacerlo, pagarlo y que deben hacerlo”, dijo.

©The New York Times Company 2024

The New York Times International Weekly ➤           

Inmigrantes llegan en masa a EEUU con la esperanza de obtener asilo