Eliminan en Harvard un libro encuadernado con piel humana

Un libro francés titulado ‘El Destino de las Almas’, recubierto de piel humana, permaneció en Harvard desde 1934.

Foto: AFP

Un grupo de personas ingresa al campus en la universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts.

mié 3 de abril de 2024

Por: Jennifer Schuessler y Julia Jacobs/The New York Times

De los aproximadamente 20 millones de libros en las bibliotecas de la Universidad de Harvard, uno ha ejercido durante mucho tiempo una fascinación única: estaba supuestamente encuadernado en piel humana.

Durante años, el volumen —un tratado francés del siglo 19 sobre el alma humana— era sacado temporalmente. En el 2014, la universidad atrajo una cobertura periodística jocosa con el anuncio de que había utilizado tecnología nueva para confirmar que el encuadernado era en realidad piel humana.

Pero recientemente, después de años de críticas y debate, la universidad anunció que había eliminado el encuadernado y que estaría explorando opciones para “una respetuosa disposición final de estos restos humanos”.

En un comunicado, Harvard dijo que su manejo del libro, “Des Destinées de L’Ame” o “El destino de las Almas”, de Arsène Houssaye, no había cumplido con los “estándares éticos” de atención y, en ocasiones, había utilizado un “tono sensacionalista, morboso y humorístico” inapropiado al publicitarlo. Harvard se disculpó, diciendo que había “objetivizado y comprometido aún más la dignidad del ser humano cuyos restos fueron utilizados para su encuadernación”.

Cubierta humana

El libro llegó a Harvard en 1934, vía el diplomático estadounidense John B. Stetson, heredero de la fortuna del sombrero. Lo había encuadernado su primer propietario, Ludovic Bouland, un médico francés, quien insertó una nota escrita a mano que decía que “un libro sobre el alma humana merecía tener una cubierta humana”. De acuerdo con la Biblioteca Houghton de Harvard, un memorándum de Stetson decía que Bouland había tomado la piel de una mujer desconocida que murió en un hospital psiquiátrico francés.

La decisión de Harvard sigue a una campaña encabezada por Paul Needham, un experto en los primeros libros modernos, que formó un grupo en mayo que hizo un llamado a que se retirara el encuadernado y que los restos de la mujer tuvieran un entierro adecuado en Francia.

En una carta abierta a Alan M. Garber, el presidente interino de Harvard publicada recientemente, Needham y otros dos líderes del grupo escribieron que la biblioteca tenía un historial de manejar el libro “con brutalidad y como un objeto de exhibición sensacionalista y llamador de atención”.

Después del anuncio de Harvard, Needham dijo que había tomado la “decisión correcta”.

Ahora, ya retirado el encuadernado, el texto en sí estará completamente disponible para su visualización, tanto en la biblioteca como en línea.

En una lista de preguntas frecuentes, Tom Hyry, director de la Houghton, y Anne-Marie Eze, su bibliotecaria asociada, dijeron que esperaban que el proceso de investigar el encuadernado y tomar una decisión sobre su disposición final llevaría meses, quizás más”.

© The New York Times Company 2024

The New York Times International Weekly ➤           

El pasado y el futuro se difuminan en predicciones