Más noticias

Elevada demanda de vacunas contra la AH1N1 en San Pedro Sula

Brigadas vacunaron ayer en el barrio Cabañas; hoy visitarán otros sectores de la ciudad.

En el centro de salud Miguel Paz Barahona están vacunando contra la influenza desde las 7:00 am.
En el centro de salud Miguel Paz Barahona están vacunando contra la influenza desde las 7:00 am. / Foto: Cristina Santos

San Pedro Sula, Honduras.

Más de 1,600 ciudadanos acudieron al centro de salud Miguel Paz Barahona a inmunizarse contra la influenza AH1N1 en el primer día de la jornada de vacunación.

El virus ha causado la muerte de diez hondureños y se confirman 150 casos hasta la fecha en el país.

Juan Ramón Medina, director de ese centro asistencial, manifestó: “Tuvimos una afluencia importante, más de 1,600 pacientes que se vacunaron que en su mayoría están dentro de los lineamientos de la población de mayor riesgo y hoy (ayer) tuvimos un menor número, pero no menos importante”.

Agregó que la población que ha llegado al centro de salud es consciente que hay que vacunarse contra la influenza.

“Vamos a ir a algunos barrios y colonias adonde se buscará a las personas de seis meses hasta los 59 años, siempre que tengan una enfermedad de base (diabetes, hipertensión, enfermedad renal, obesos), adultos mayores, embarazadas y empleados de granjas avícolas”, detalló el doctor. Agregó que se ayer se inició en el barrio Cabañas.

Indicó que en lo que corresponde a la Región Metropolitana de San Pedro Sula se aplicarán más de 83,000 vacunas.

“De las cuales según las necesidades que se vayan dando al Miguel Paz Barahona le corresponde un mayor porcentaje porque cubre 186 colonias. Esperemos que no se nos terminen porque están viniendo bastantes personas y tenemos pacientes identificados que aún no hemos vacunado”, dijo.

Medina agregó que la jornada además incluye desparasitación en niños de dos a cuatro años. También se está aplicando la vitamina A y las vacunas que los niños tienen pendientes.

“Es una campaña de vacunación donde se hace una cobertura completa de todo el esquema de niños menores de cinco años”, informó.

En el Mario Rivas se comenzó con la inmunización el viernes de la semana pasada y las 300 dosis que habían solicitado se agotaron en dos días, por lo que epidemiología pidió un lote de 500 vacunas más.

“A medida que se vayan acabando se nos surtirá con una mayor cantidad. Les damos prioridad al personal y a nuestros pacientes; pero si nosotros estamos vacunando y viene una persona que sea de los grupos de riesgo, se vacuna”, expresó Luisa María Pineda, epidemióloga del centro asistencial.

En el hospital Escuela de la capital vacunaron contra el virus entre lunes y martes a 1,200 personas, en su mayoría de la tercera edad.