Más noticias

Negocios con Los Cachiros hundieron a los Rosenthal

Jaime Rosenthal Oliva: “Ningún banco del mundo tiene la capacidad de investigar a todos sus clientes”. El imperio mafioso de los Rivera Maradiaga cayó en el 2013.

En junio, el banquero Jaime Rosenthal Oliva concedió una entrevista al sitio InSight Crime donde relata la relación con los Rivera Maradiaga. Foto cortesía: InSight Crime
En junio, el banquero Jaime Rosenthal Oliva concedió una entrevista al sitio InSight Crime donde relata la relación con los Rivera Maradiaga. Foto cortesía: InSight Crime

San Pedro Sula, Honduras.

El banquero hondureño Jaime Rosenthal Oliva y el ex ministro Yani Rosenthal Hidalgo han admitido que su conglomerado financiero, Grupo Continental, sostuvo negocios con los hermanos Rivera Maradiaga, conocidos como Los Cachiros, uno de los clanes del narcotráfico más poderosos de la región. Esa relación les ha desencadenado una crisis sin precedentes en el país.

El pasado 7 de octubre, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos y la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York hicieron públicas acusaciones de lavado de dinero relacionado con el tráfico de drogas contra Rosenthal Oliva (79), su hijo Yani (50) y su sobrino Yankel Rosenthal (46), este último detenido en Miami, Florida. Además contra Andrés Acosta García, de 40 años, abogado de Grupo Continental.

Los tres empresarios y siete de sus compañías fueron designados como traficantes de narcóticos conforme a la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico (Ley Kingpin) por “desempeñar un papel significativo en el tráfico internacional de narcóticos”.

Sus activos en Estados Unidos, estimados en $20 millones, fueron congelados y los estadounidenses tienen prohibido hacer transacciones con sus empresas.

Negocios

En una entrevista con el programa Frente a Frente, Yani Rosenthal confirmó que a los Rivera Maradiaga (Los Cachiros), la Empacadora Continental compraba ganado, “como también lo hicieron, creo, todas las empacadoras de Honduras”.

El ex ministro señaló que también Banco Continental dio algunos préstamos a empresas de esta familia. El banco fue declarado en “liquidación forzosa” por la Comisión Nacional de Bancos y Seguros de Honduras tras el escándalo.

De la relación con los Rivera Maradiaga ya había hablado antes el propio Jaime Rosenthal Oliva, para quien “ningún banco del mundo tiene la capacidad de investigar a todos sus clientes”.

Y aunque Estados Unidos no ha dado detalles, se presume que la relación con los Rivera Maradiaga forma parte del expediente contra los Rosenthal.

Los Cachiros

El imperio mafioso de los Rivera Maradiaga cayó desde que a mediados de 2013 el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, señaló a “la banda de Los Cachiros” como uno de los más peligrosos y poderosos grupos de narcotraficantes en Centroamérica y México.

En enero de 2015, sorpresivamente dos jefes de Los Cachiros se entregaron en Estados Unidos alegando que temían que los mataran en Honduras.

Leonel Rivera Maradiaga negoció su entrega en las Bahamas y Javier Rivera Maradiaga se entregó en Miami.

El reinado del cartel de Los Cachiros ha sido el más largo de la historia del narcotráfico en Honduras. Duró desde marzo de 2004 hasta el 21 de enero de 2015, cuando se produjo la entrega de Javier y su hermano Leonel a las autoridades estadounidenses.

“Tuvieron un poder casi absoluto. Los protegieron políticos, empresarios, jefes policiales y militares, formando una estructura impenetrable”, señaló un agente de inteligencia en Honduras en una serie periodística publicada por LA PRENSA.

Informes de inteligencia establecen que Javier se convirtió en el más poderoso comprador de cocaína en el Atlántico y, a la vez, en el más importante vendedor de droga a los carteles mexicanos, especialmente al de Sinaloa que ha liderado Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán.

Su poderío económico fue más evidente a partir de 2010 cuando invirtieron en una amplia gama de negocios, entre ellos gasolineras, centros comerciales, procesadoras de palma, haciendas, un zoológico, hoteles y transporte.

LL Cachiros 121015(1024x768)
En 2013, el Departamento del Tesoro designó como narcotraficantes a los Rivera Maradiaga, ‘Los Cachiros’.

Relación con los Rosenthal

El banquero y ex candidato a la Presidencia, Jaime Rosenthal Oliva, presidente del Grupo Continental, declaró en junio pasado al sitio digital InSight Crime, que con Santos Isidro Rivera Cardona, el patriarca de la familia, y con su hijo Javier Eriberto Rivera Maradiaga, comenzaron una relación en los años setenta y principios de los ochenta, cuando les compraban ganado para la empacadora de carne que tienen en San Pedro Sula.

“Y él (Javier Maradiaga) se fue haciendo grande con el tiempo. Uno ve a una persona que ha empezado así y va después con su camioncito, y después con otro, y otro…”, dijo Rosenthal a InSight Crime .

La relación más grande entre los Rosenthal y Los Cachiros comenzó en 2006, cuando el banco les prestó dinero para sus negocios de ganadería y leche. Luego para grandes explotaciones de palma africana.

Otro préstamo estuvo dirigido a construir el zoológico y ecoparque Joya Grande, que es parte de los millonarios bienes incautados a Los Cachiros por la OABI (Oficina Administradora de Bienes Incautados de Honduras). El parque está ahora bajo administración del gobierno.

“Cuando nosotros hicimos el análisis de ese préstamo nos dimos cuenta de que era un préstamo muy bueno, no solo para ellos sino para el país. El préstamo se pagaba solo y promovía una zona del país para el turismo donde normalmente no llegaba gente. Ellos hicieron un gran trabajo porque empezaron a traer gente de toda Centroamérica”, dijo Rosenthal Oliva en la entrevista concedida en junio.

“No es un proyecto que iban a pagar con droga, es un proyecto que se pagaba solito”, señaló el banquero al sitio digital.

“Muchos de estos préstamos del Banco Continental para Los Cachiros fueron subvencionados por el gobierno, señalaron los Rosenthal. Dicen que en otros casos el banco era simplemente un intermediario para los contratos entre las empresas de los Rivera Maradiaga y los financiadores, entre los que se encontraban contratos del gobierno—aunque no se limitaba a éstos—”, dice parte del reportaje publicado en el sitio InSightCrime.org.

En el reportaje se muestra una carta que Jaime Rosenthal envió a la embajadora estadounidense Lisa Kubiske en marzo de 2012, pidiendo le ayudaran a identificar nombres de clientes con la DEA (Administración para el Control de Drogas).

Las incautaciones que el gobierno de Honduras ha hecho sobre bienes de Los Cachiros conectan todavía a Grupo Continental con el clan del narcotráfico por préstamos que están sometidos a un largo proceso legal.

Activos congelados

Con la designación del Departamento del Tesoro del 7 de octubre, los activos congelados a los Rosenthal en Estados Unidos son siete empresas claves, incluyendo su sociedad principal con sede en Panamá, Inversiones Continental (Panamá), S.A. de C.V., conocida como Grupo Continental.

Además, la designación incluye a su filial agrícola Empacadora Continental S.A. de C.V. (conocida ahora como Alimentos Continental), así como a dos de sus componentes financieros claves: Inversiones Continental, S.A. (conocido como Grupo Financiero Continental) y Banco Continental S.A.

Adicionalmente, tres compañías de inversiones en el exterior: Shelimar Investment, Ltd., Desland Overseas, Ltd., y Preyden Investments, Ltd., todas con sede en las Islas Vírgenes Británicas.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (Ofac) también ha identificado a tres entidades estadounidenses ubicadas en Florida como propiedades bloqueadas con base en la Ley Kingpin: Inversiones Continental USA., Corp.; Shelimar Real Estate Holdings II, Inc.; y Shelimar Real Estate Holdings III, Inc.

El Grupo Continental tiene intereses en sectores como cemento, bienes raíces, artículos de cuero, seguros, ganadería, proyectos agroindustriales, pieles de cocodrilo, turismo, televisión por cable y medios de comunicación.