Más noticias

Mario Zelaya refuta declaraciones de los “Tetos” por el caso de coimas

Asegura que Óscar Laínez y Jorge Herrera están mintiendo, ya que, según él, nunca recibió dinero para favorecer a Cosem.

Mario Zelaya en la sala del Tribunal.
Mario Zelaya en la sala del Tribunal.

Tegucigalpa, Honduras.

El exdirector del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) Mario Zelaya dio declaraciones ayer ante el Tribunal de Sentencia que conoce el caso del supuesto pago de coimas de parte de los socios de la empresa Cosem, Óscar Laínez y Jorge Herrera, conocidos como los “Tetos”.

En su deposición, Zelaya calificó como un guion bien estructurado el testimonio brindado la semana anterior por los Tetos ante los jueces.

Dijo que identificó incongruencias en comparación con la declaración de ellos hace dos años ante la justicia de Estados Unidos.

Descartó que él haya dado órdenes a los “Tetos” para realizar transacciones por pago de coimas. Tampoco que haya ordenado a su padre Mario Zelaya Palencia que cambiara 21 mil dólares.

“Ellos están mintiendo, ese dinero lo cambió mi padre para el pago de un edificio que estaban construyendo en la colonia Palmira, ese dinero fue entregado a Óscar Laínez”, manifestó. Zelaya Palencia trabajó como contador por casi 20 años en algunas de las empresas de los “Tetos”.

Sobre la implicación en la compra de una vivienda en la residencial Palmeras, de San Ignacio, Zelaya dijo que Vanessa Velásquez manifestó que no lo conoce, sino que solo a Óscar Laínez, a quien le vendió presuntamente la casa. “Ella dijo que Laínez le dio un pago como anticipo de 70,000 dólares y que al finalizar de pagar la casa fue la gente de Cosem la que escrituró la vivienda, por instrucciones de Óscar Laínez”, señaló el exfuncionario.

“Ese cheque que los señores Laínez y Herrera dicen haberme entregado fue liberado el 16 de agosto de 2012, en esa fecha yo estaba fuera del país”.

Expresó que una transferencia hecha desde Central American Technologies en Panamá, fue un préstamo otorgado a favor de un hermano de él para establecer un negocio en Estados Unidos. Manifestó que esta “empresa de maletín” no pasaba por crisis y, por lo tanto, no tenía que acercarse a él para acelerar los pagos del contrato de más de 19 millones de dólares.

Zelaya dijo que el anticipo del 20% del contrato se pagó el 29 de diciembre de 2010 a un monto de L75 millones.

Mientras que el primer pago de este contrato se hizo el 3 de junio de 2011 a un monto de 17 millones de lempiras.

Un segundo desembolso se ejecutó el 19 de agosto del mismo año por más de 7 millones de lempiras. El tercer pago se realizó el 20 de octubre de 2011 por 7.6 millones de lempiras. El cuarto se efectuó el 10 de diciembre por más de 10.5 millones de lempiras. Reconoció que sí tuvo una relación comercial con la empresa Novaterra, propiedad de Gabriela Laínez, porque les vendió un terreno ubicado en Valle de Ángeles que le compró a su padre por un millón de lempiras a 10 millones de lempiras. De este hicieron un pago de más de ocho millones de lempiras de anticipo y varios en cheques luego de firmar un acuerdo.

El juicio se reanuda el miércoles 22 de febrero.

Zelaya: “Los ‘Tetos’ me entregaron”

Por primera vez Mario Zelaya se refirió a su captura. “Fui secuestrado el 8 de septiembre de 2014 por 14 hombres armados, que me llevaron a una casa de seguridad, fui torturado”. Aseguró que los supuestos secuestradores recibieron una llamada telefónica y le dijo te salvaste hijo de p... “En horas de la noche me trasladan al sector de Cifuentes, donde ellos me presentaron a las autoridades, hubo cambio de grupo, no sé si los que me entregaron eran hondureños”, manifestó.

Dijo que el fiscal al que fue entregado preguntó que por qué lo habían golpeado, mientras que uno de los secuestradores respondió “si muerto nos lo habían pedido”. Zelaya relató que minutos más tarde uno de los secuestradores exigió el pago por su captura. “Ya tienen el paquete, entréguenos la plata”, dijo. Pero una de las autoridades hondureñas contestó: “Eso es con ese señor”. “Me quitaron una venda que traía. A mi derecha estaba don Óscar Laínez, qué estaba haciendo el señor en Cifuentes en la madrugada”.