Más noticias

Más de 1,400 detenidos por tráfico de drogas en 2017

Las bandas criminales provocan violencia por peleas de territorio para la distribución de estupefacientes.

Las autoridades de seguridad a diario detienen a personas ligadas al narcotráfico.
Las autoridades de seguridad a diario detienen a personas ligadas al narcotráfico.

San Pedro Sula, Honduras.

Aunque las cárceles están llenas de personas que trafican diferentes tipos de drogas, el año pasado las autoridades policiales y militares detuvieron a nivel nacional a 1,413 ciudadanos por ese delito.

Los operativos ejecutados por equipos de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), dejaron el año pasado la incautación de 2,275 kilos de cocaína en polvo y 1,300 kilos de cocaína en líquido.

La mayoría de estructuras criminales que operan en el país están ligadas al narcotráfico, lo que eleva los índices de violencia y las cifras de homicidios.

Gran parte de los detenidos el año pasado y en lo que va de este mes de enero, son jóvenes que se dedican al narcomenudeo, los cuales son reclutados por líderes de maras y pandillas y los mandan a la distribución de drogas.

Eny Vega, vocera de la Fusina en la zona noroccidental, dijo que a diario capturan a al menos una persona por el delito de tráfico de drogas.

ar-trafico2-210118(1024x768)
Marihuana es lo que más decomisan.

“Debido a la ubicación geográfica de Honduras, es uno paso estratégico para el trasciego de drogas, por lo que hemos reforzado las operaciones en combate al narcotráfico”, expresó la portavoz.

Las autoridades aseguran que este año los operativos en combate al narcotráfico serán más frecuentes. La distribución y venta de drogas ocurre a nivel nacional, los mayores decomisos son de la hierva seca marihuana, la cual por su bajo costo es la de mayor demanda. El año pasado la Fusina logró desarticular varios narcolaboratorios que fueron construidos hasta en viviendas, donde usaron maseteros para las plantaciones y con tecnología especial agilizaban el secado de la marihuana para luego llevarla a los mercados clandestinos.

En San Pedro Sula y Tegucigalpa es donde equipos de la Dirección de la Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) montan los mayores operativos, ya que los distribuidores de estupefacientes utilizan negocios disfrazados para hacer las ventas.

Lo que más preocupa a las autoridades es que menores de edad o jóvenes entre 18 y 25 años son los más utilizados para el narcomenudeo.

Las estructuras criminales pasan en disputas por los territorios para la venta y distribución de drogas, lo que deja gran cantidad de personas muertas.