Más noticias

Trump: ola de indignación por críticas a “países de m...”

El presidente Donald Trump asegura que no usó lenguaje vulgar; senadores que asistieron a reunión aseguran que sí lo hice; El Salvador y Haití protestan enérgicamente.

Paul Ryan: “Las palabras del preidente Trump han sido muy desafortunados y poco útiles”.
Paul Ryan: “Las palabras del preidente Trump han sido muy desafortunados y poco útiles”.

Washington, Estados Unidos.

Donald Trump se encontraba ayer en medio de un escándalo de alcance planetario por calificar de “países de mierda” a Haití, El Salvador y naciones africanas, algo que un alto funcionario de la ONU denunció como “racista”.

Trump recurrió en la mañana a su arma favorita, la red Twitter, para defenderse y negar haber calificado de esa forma a los mencionados países, pero rápidamente fue desmentido por un senador del partido Demócrata que estuvo en la reunión y confirmó lo ocurrido.

En un primer mensaje, Trump admitió que en una reunión el jueves en la Casa Blanca para discutir sobre inmigración se dijeron cosas “duras”, pero aseguró que “ese no fue el lenguaje utilizado”.

Una hora más tarde, Trump volvió al tema en Twitter para asegurar que nunca dijo “alguna cosa despectiva sobre los haitianos, más allá de decir que Haití es, obviamente, un país muy pobre y con muchos problemas”. Pero, poco después, el senador demócrata Rick Durbin, quien participó de la reunión, dijo que Trump efectivamente se refirió a “países de mierda” y que además lo hizo reiteradamente. Trump “tuiteó esta mañana negando que utilizó esas palabras. No es verdad. Él dijo esas cosas llenas de odio, y las dijo repetidamente... Hizo esas declaraciones viles y vulgares, llamando a esas naciones países de mierda”, se lamentó Durbin.

Diversas fuentes señalan que Trump se refería a naciones africanas, Haití y El Salvador. “¿Por qué todas estas personas de países de mierda vienen aquí?”, habría dicho Trump, para añadir que quería inmigrantes de países nórdicos, como Noruega.

cr-trump2-130118(1024x768)
Los haitianos se manifestaron contra Trump en Nueva York.

Protesta

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, exigió por su parte “respeto a la dignidad de su noble y valiente pueblo”.

El Gobierno de El Salvador informó que envió una “nota de protesta” a EEUU” por las declaraciones del presidente Trump, en “menoscabo de la dignidad de El Salvador y de otros países”. “Expreso formalmente una protesta y rechazo enérgicamente ese tipo de expresiones”, añadió el canciller de El Salvador, Hugo Martínez, en un comunicado oficial.

“Estamos sometidos a las opiniones ignorantes y racistas de Trump respecto a cualquiera que no se le parezca”

@HillaryClinton
Exsecretaria de Estado

Martínez reclamó “enérgicamente” al Ejecutivo de estadounidense por el insulto que Trump profirió contra el país y que el mandatario admitió “implícitamente” en sus redes sociales.

“En el marco de los principios que rigen las relaciones entre los Estados, El Salvador demanda respeto a la dignidad de su noble y valiente pueblo”, indicó el canciller.

Explicó que en la “nota de protesta” enviada ayer se destaca “el alto valor de los salvadoreños” y le recuerda a EUA que “fueron compatriotas salvadoreños los que trabajaron en la reconstrucción del Pentágono, después de los lamentables atentados terroristas del 2001”.

Sostuvo que también hace mención sobre la contribución de los salvadoreños en la reconstrucción de Nueva Orleans después del huracán Katrina y la colaboración del país centroamericano “en varias misiones de paz” junto a Estados Unidos y otros países.

Haití y África

En pocas horas, el asunto se transformó en un escándalo internacional y generó una fuerte oleada de indignación.

“Los republicanos del Congreso deben hacer acopio de coraje y alzarse contra las incoherencias racistas de ese ‘genio estable’”

@BernieSanders
Excandidato Presidencial

“Si se confirman, son comentarios escandalosos y vergonzosos por parte del presidente de EEUU. Lo siento, pero la única palabra que se puede utilizar es ‘racista’”, dijo en Ginebra el portavoz del Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU, Rupert Colville. Los dichos de Trump trasuntan “el peor lado de la humanidad, validando y alentando el racismo y la xenofobia”, agregó.

El gobierno de Haití, que ayer conmemoró el aniversario del devastador terremoto de 2010, emitió una enérgica nota en la que consideró “inaceptables” las palabras “odiosas y abyectas” de Trump, que reflejan “una visión simplista y racista completamente equivocada”.

El presidente Jovenel Moise no mencionó en la ceremonia el lenguaje vulgar utilizado por Trump, y solo dijo que “Haití es un país como otros en la Tierra”. La Unión Africana, en tanto, condenó en Adis Abeba las declaraciones “hirientes” y “perturbadoras” del mandatario. “No es solamente hiriente para las personas de origen africano en EEUU, sino también para los ciudadanos africanos”, dijo Ebba Kalondo, portavoz del presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki.

Reacción
El alcalde de Londres, Sadiq Khan, celebró la decisión de Trump de cancelar una visita a esa ciudad porque allí “no es bienvenido”.

“Esto es aún más ofensivo dada la realidad histórica del número de africanos que llegaron a EEUU como esclavos”, añadió. El gobierno de Botsuana convocó al embajador estadounidense para que explique si esa nación africana es “considerada un país de mierda”.

La ola de indignación imperaba también entre los republicanos. La legisladora Mia Love, de familia haitiana, dijo que la declaración de Trump era “divisiva” y opinó que se imponía un pedido de disculpas.

Un alto funcionario del Departamento de Estado informó que los diplomáticos en Haití y países africanos recibieron una guía sobre cómo responder en caso sean convocados a dar explicaciones.

Según esa guía, “deberán destacar que es un honor estar en sus respectivos puestos y cuánto valoramos nuestra relación con el pueblo de cada país”.