Más noticias

Abusivo aumento se recetan comisionados de Coalianza

Cada uno de los nuevos funcionarios percibió cerca de medio millón de lempiras en apenas 70 días laborados.

Coalianza es un ente desconcentrado de la Presidencia de la República de Honduras, con personalidad jurídica, encargado de gestionar y promover los proyectos y procesos de las Alianzas Público-Privadas en los cuales haya una asociación entre el Estado de Honduras y un inversionista privado nacional o internacional para el desarrollo de Infraestructura o prestación de servicios.
Coalianza es un ente desconcentrado de la Presidencia de la República de Honduras, con personalidad jurídica, encargado de gestionar y promover los proyectos y procesos de las Alianzas Público-Privadas en los cuales haya una asociación entre el Estado de Honduras y un inversionista privado nacional o internacional para el desarrollo de Infraestructura o prestación de servicios.

San Pedro Sula, Honduras

Mientras el Poder Ejecutivo se aprieta la faja para reducir el gasto corriente y los hondureños son castigados con nuevas cargas impositivas para sostener la enorme burocracia estatal, los responsables de la Comisión para la Promoción de la Alianza Público-Privada (Coalianza) se recetaron un desmedido y abusivo aumento salarial que comenzó a correr desde enero del presente año.

Contraviniendo disposiciones presupuestarias y medidas de reducción del gasto en la administración central, los nuevos comisionados Miguel Ángel Gámez y Erasmo Virgilio Padilla, juramentados por el Poder Legislativo el pasado 21 de enero del año en curso, comenzaron sus funciones con un atractivo y jugoso ajuste en su mesada de más de 47,000 lempiras.

Hasta diciembre de 2013, el estipendio de cada uno de los comisionados titulares de Coalianza ascendía a 151,360 lempiras mensuales, pero en enero al entrar en sus funciones los nuevos responsables de esa institución desconcentrada del Estado, pasaron a devengar 199,000 lempiras, es decir, un incremento de un solo plumazo de 47,640 lempiras. De los tres miembros que conforman la dirección de Coalianza, la comisionada Zonia Morales es la que aparece con un estipendio menor que anda por los 159,200 lempiras, según consta en la planilla de sueldos.

De acuerdo a una investigación de Diario LA PRENSA, los honorarios de Gámez y Padilla comenzaron a correr desde el mismo momento que fueron juramentados por el Congreso Nacional, por lo que en febrero cuando se les hizo efectivo su primer pago del mes recibieron, cada uno, un sueldo total de 278,600 lempiras con el correspondiente complemento de enero.

LA PRENSA logró detectar el abusivo incremento al hacer una comparación de los pagos registrados entre enero y diciembre de 2013 y los percibidos entre enero y marzo de 2014, publicados en su portal de transparencia. Si se suman los últimos honorarios devengados, cada uno de estos funcionarios públicos recibió entre enero y marzo de 2014 cerca de medio millón de lempiras (L 477,600) en solo 70 días laborados, es decir, que al final de 2014 acumularán un total de ingresos de 2,189,000 lempiras, incluyendo el décimo tercer y cuarto mes de salario.

Cabe mencionar que dicha cifra no contempla las deducciones obligatorias por concepto de impuesto sobre la renta y otras más; pero tampoco incluye las asignaciones extraordinarias por gastos de representación, viáticos y partidas de viajes al interior y exterior contemplados en el presupuesto de la institución para cada uno de ellos.

Ganan más que el Presidente

Si se toma en cuenta que se trata de sus primeros 70 días en funciones, el pago resulta sumamente atractivo y sin parangón dentro de la administración pública.

De hecho, el presidente de la República, Juan Orlando Hernández devenga un sueldo menor de 93,000 lempiras mensuales, según confesó el propio gobernante recientemente a una cadena de televisión internacional.

Los comisionados de Coalianza se suman así al selecto grupo de funcionarios públicos que devengan estratosféricos ingresos, entre ellos, el fiscal general de la República, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, el titular del Congreso Nacional, el presidente del Banco Central de Honduras y el comisionado nacional de los derechos humanos, entre otros más.

Además de los comisionados, los principales ejecutivos de Coalianza devengan atractivos salarios que van desde los 40,000 hasta los 100,000 lempiras., según cotejo LA PRENSA en la planilla mensual.

CNA y TSC investigan

En los últimos días, Coalianza es objeto de una profunda investigación del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) por este y otros hechos irregulares.

Consultada sobre este abuso en Coalianza, la secretaria del Tribunal Superior de Cuentas (TSC) Alva Rivera, aceptó que el ajuste es desproporcional, pero habrá que cotejar si violenta decretos u otras disposiciones gubernativas que regulan los sueldos de los altos funcionarios del Estado y los gastos de personal en la administración pública.

En las disposiciones generales del presupuesto general de Ingresos y egresos de la República del ejercicio fiscal de 2014, quedaron establecidos varios artículos prohibiendo que los remanentes de recursos públicos sean utilizados en aumentos de sueldos y salarios de personal permanente y temporal del gobierno y para la contratación de consultores.

El artículo 117 de las disposiciones del presupuesto establece que, con base en el decreto legislativo número 18-2010 del 28 de marzo de 2010, contentivo de la Ley de Emergencia Fiscal y Financiera, para el ejercicio fiscal 2014 quedan congelados los aumentos salariales en la administración pública, exceptuando a los entes que cuenten el dictamen favorable de la Secretaría de Finanzas.

Con respecto a esta prohibición, las autoridades de Coalianza aducen que ellos son una institución desconcentrada de la Presidencia de la República y que por consiguiente no le son aplicables tales disposiciones.

Rivera dijo que en vista que se trata de un tema administrativo lo único que se puede hacer es investigar si el aumento se hizo conforme a ley y de no ser así el TSC podría abrir una investigación para determinar posibles responsabilidades.

“Lo que se podría hacer es verificar en los decretos que se han emitido últimamente para determinar un margen en la disposición de hasta cuanto es que pueden devengar los altos funcionarios”, dijo.

Recordó que en el gobierno del expresidente Ricardo Maduro (2002-2006) se emitió un decreto que establecía un techo para los salarios de los altos funcionarios del Estado, pero habría que determinar si se encuentra en vigencia y si este aplica para Coalianza. “Por eso creo que deberíamos ver bajo que premisa se hicieron los aumentos para comparar con las disposiciones ultimas que emitió el Gobierno y determinar si hay algo que los regule, por ahora el trabajo se puede hacer como denuncia para investigar si entraron en alguna ilegalidad y si lo hicieron de forma unilateral y de su propia iniciativa”, adelantó.