Más noticias

Hija de Berta Cáceres: Ella era una luchadora firme

La joven de 25 años dio una entrevista al portal mexicano Desinformémonos

Intibucá, Honduras

La hija de la líder indígena Berta Cáceres habló sobre el asesinato de su madre, clamando al borde de las lágrimas "ya no queremos más muertes".

Berta Isabel Zúñiga Cáceres, la segunda de cuatro hijos de la luchadora indígena, asesinada este 3 de marzo en su casa de La Esperanza, Intibucá, Honduras, habló con el portal mexicano Desinformemonos.

En el video la joven de 25 años empieza presentándose como la hija de la ambientalista hondureña.

Al ser consulada sobre qué información tienen hasta el momento sobre el crimen, dijo: "Bueno, hasta este momento, que fueron dos personas desconocidas y sabemos que hay un testigo que presenció el asesinato. Ella recibió cuatro balazos y fue llevada en la mañana a la morgue de Tegucigalpa para hacerle una autopsia y sacarle información respectiva sobre cómo fue el asesinato y encontrar a los responsables del mismo".

ssd-1(800x600)
Berta Isabel Zúñiga Cáceres

La joven responsabiliza a la empresa que quiso construir la represa hidroeléctrica Agua Zarca en la comunidad de Río Blanco. “Nosotros sabemos que en Honduras es muy fácil pagar a personas para que cometan asesinatos, pero quienes están detrás de esto son otras personas poderosas, con dinero y un aparato que les permite cometer estos crímenes".

Aseguró que "en reiteradas ocasiones la amenazaron directamente o indirectamente -a su madre-. Habían pagado a sicarios en varias oportunidades para asesinarla. También al gobierno de Honduras, ya que desde el 2010 dieron una cantidad exuberante de construcciones de hidroeléctricas y para la explotación minera que afectan a todas las comunidades".

LEA: Último adiós a Berta Cáceres en La Esperanza, Intibucá


En la entrevista aseveró: “El asesinato de mi madre es uno más de los asesinatos que se cometen por la lucha contra esa represa hidroeléctrica Agua Zarca, y más allá de eso, es responsable este sistema capitalista patriarcal racista y de muerte, que fomenta por todo nuestro continente la explotación minera e hidroeléctrica y la exclusión y violación de los derechos de las comunidades indígenas de toda nuestra región”.

Según las investigaciones, el 3 de marzo a la 1:00 am dos personas desconocidas ingresaron a la casa de Berta Cáceres en el barrio El Líbano y la asesinaron a tiros.

La jovencita contó al portal que su madre era la coordinadora del Consejo Cívico de Orgnizaciones Populares e Indígenas, el Copinh. Fue la fundadora de esta organización que nació con la intención de promover la defensa de los derechos de los pueblos indígenas, teniendo en cuenta que estos son violados por la existencia de un sistema de exclusión que vulnera los derechos de los pueblos indígenas, de los campesinos, de las mujeres, de todo el pueblo hondureño y del mundo.

"Ella era una luchadora firme que creía en un mundo de justicia... Ya no queremos más muertes".

Berta Cáceres, sin más, “creía firmemente en el rescate de la cultura lenca, de la espiritualidad y de la autonomía”.

vela.166(800x600)
La comunidad hondureña e internacional lamenta la cruel muerte de la líder indígena.