Más noticias

El 30% de hondureños se conecta a internet

Los celulares se han masificado: 90 de cada 100 hondureños usan teléfono móvil.

San Pedro Sula, Honduras.

Después de tres años de trabajar como instructor de costura en una maquila, Denis Caballero decidió emprender una aventura simplemente porque observó a su alrededor a muchas personas hablando por teléfono celular.

Caballero renunció al trabajo formal en Villanueva que le garantizaba un salario semanal, y ahora, desde hace ocho años, vende celulares y tabletas en la acera de McDonalds en el centro de San Pedro Sula.

“Aquí gano más. Todo mundo quiere y necesita un celular, yo vendo entre 10 y 15 al día, gano más que en la maquila”, afirma Caballero, quien es bachiller en Mercadotecnia.

Todos los días, incluso los fines de semana, Caballero instala su tenderete contiguo a la acera y se marcha un poco después de que cae el sol con las ganancias del día que le permiten sufragar los gastos del hogar.

En aquel entonces, Caballero (de 36 años) hizo un análisis empírico y tomó una decisión radical de la cual no se lamenta, pues le ha surtido los efectos esperados.

“En ese momento yo pensé que el negocio de los celulares crecería, porque todas las personas tendrían uno e Internet se pondría de moda. Ahora pienso que el negocio será la venta de los celulares inteligentes, con sistema Android, por ejemplo. Todos quieren tener Facebook y WhatsApp y otras aplicaciones secundarias”.

El vaticinio del comerciante informal, padre de dos niños (de 6 y 8 años), se aproxima a los pronósticos basados en inteligencia de mercado que abrigan los grandes proveedores de servicios de telefonía e Internet, Claro y Tigo.

Honduras estrenó los celulares luego de que el Gobierno le otorgara (1995) la concesión de la banda de frecuencia “A” a la compañía Telefonía Celular (Celtel), actualmente Tigo.

En 1996, de acuerdo con la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), habían 2,276 líneas, una cifra minúscula comparada con las 7,927,589 registradas ahora por la entidad rectora del sector.

Internet

A la sombra de la telefonía celular, el número de usuarios de Internet experimentó un crecimiento tímido en la década del 2000 debido a que no todos los hondureños han poseído computadora y dado a que los operadores no habían ampliado su estructura tecnológica en todo el país.

En 2013, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), al aplicar encuestas en 1,881,577 hogares, logró establecer que solo el 19.39% posee una computadora.

El paradigma que vinculaba la existencia obligatoria de una computadora para poder conectarse a Internet ha desaparecido. En los últimos cinco años, con la expansión de los celulares inteligentes, llamados smartphone en la jerga comercial, más hondureños tienen acceso a la red. Puntualmente, el 30% de los hondureños se conectan a Internet, la mayoría desde celulares.

Owloo, startup (empresa de arranque) internacional que analiza redes sociales y ofrece inteligencia de mercado, registró hasta el mes pasado 2,500,000 dispotivos móviles conectados a Facebook en Honduras.

Estos dispositivos, en manos de hondureños, utilizan los sistemas Android e iOS, los cuales son comercializados por los grandes operadores, tiendas grandes y medianas y vendedores de la calle.

“Ahora tenemos cerca de cinco millones de usuarios que usan nuestros servicios de telefonía, con un 50% de penetración de smartphone ”, dijo Rodolfo Caraccioli, gerente de Comunicaciones de Tigo .

El mercado es liderado por Tigo, la empresa que arribó primero. Claro ocupa el segundo lugar con una participación menor.

Pamela Coello, gerente de Mercadeo y Publicidad de Claro, confirmó que esa empresa “representa actualmente el 41% del mercado de usuarios móviles, de los cuales todos tienen acceso a Internet, ya sea por medio de modem o navegación a través de su celular, tanto en prepago como en pospago”.

La evolución. Las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) han marchado en este país casi al mismo ritmo de lo observado en la vecina potencia Estados Unidos, naturalmente, con un par de años de retraso.

Diez veces más rápido que hace cinco años, en 2016 los hondureños pueden enviar, recibir y descargar imágenes, videos, porque todo ese flujo de información es canalizado por la nueva arquitectura tecnológica denominada LTE (evolución a largo plazo).

LTE, utilizada por la compañía Tigo, es la cuarta generación en el ámbito de la conectividad móvil que también es operada en El Salvador, Costa Rica y Panamá. Los hondureños lograron experimentar con las generaciones anteriores, como UMTS (Sistema Universal de Comunicaciones Móviles) o 3G y GSM (Sistema Global Móvil), llamado 2G.

“Tigo tiene cobertura de datos móviles 3G a lo largo de todo el país y es el primer operador en tener presencia con Internet móvil más veloz 4G LTE. Recién reconocida por Ookla como la red más rápida en Honduras“, dijo Caraccioli.

www.ookla.com es una empresa que mide la velocidad de las redes en todo el mundo y le formula diagnósticos a las compañías operadoras.

Claro, igualmente, invierte y evoluciona para seguir manteniendo su importante cuota de mercado. “Hemos experimentado la evolución de la telefonía pasando desde la 2G o GPRS hasta la 4G que estamos entrando”, dijo Coello.