Más noticias

Héroe hondureño consigue apoyo de Bill Clinton

Ramiro Ocasio: "solo quiero devolverle a Honduras lo que me ha dado".

El hondureño Ramiro Ocasio junto al expresidente Bill Clinton.
El hondureño Ramiro Ocasio junto al expresidente Bill Clinton.

Nueva York, Estados Unidos.

Durante el crudo invierno estadounidense del año 2013 emergió a la luz pública un héroe silencioso, cuya identidad fue revelada luego de arriesgar la vida para salvar a un sexagenario de una muerte segura en las vías del tren de Nueva York.

“Ese día, cuando le salvé la vida a ese señor, todo cambió. Las personas se dieron cuenta de lo que yo hacía por estas familias en Honduras y empecé a recibir más colaboración y me hacía feliz que personas de todo Estados Unidos se unieran a algo que comencé de manera personal”, explica el hondureño Ramiro Ocasio (35) que ha logrado la colaboración en su proyecyo del expresidente estadounidense Bill Clinton.

“Esta iniciativa nació después de muchos años de viajar a Honduras a regalar víveres a familias necesitadas durante las navidades. Recuerdo que del pago de cada quincena ahorraba entre 30 y 50 dólares y durante las pascuas, por espacio de ocho años, viajé a compartir con estas personas", explicó.

"Cada vez llevaba más dinero porque me daban aumentos de sueldo y algunas amistades me obsequiaban cosas y fondos”, agregó el hombre nacido en El Progreso.

Se amplía la visión

Pese a que el acto heroico de Ramiro ocurrió en Nueva York, su fama se extendió por todo Estados Unidos y personas identificadas con su causa le dieron el empuje necesario para crear la Foundation for Education in Honduras (Feih).

Ramiro decidió que la mejor vía para combatir la pobreza era la educación y eso se convirtió en su principal prioridad.

Junto a Jon Henes ycon un personal de buen corazón a bordo, la visión se extendió y se incorporaron más servicios para los necesitados, como medicinas, juguetes, alimentos, agua potable, pupitres y abastecimiento de muchas de las necesidades en centros de educación primaria en El Progreso.

“Utilizamos las donaciones para acondicionar escuelas en El Progreso. Les proveemos material didáctico, suplimos casi todas sus necesidades, regalamos computadoras y el impacto que creamos hizo que la mayoría de niños culminaran el año escolar”.

Proyectos venideros

El exestudiante del Rómulo E. Durón lamenta profundamente no haber podido culminar una carrera universitaria, lo cual lo ha perjudicado laboralmente en Estados Unidos pero espera que su testimonio tenga un buen influjo en la niñez hondureña. Recientemente logró matricularse en la New York University con el fin de practicar lo que predica a los menores de edad que serán beneficiarios por sus esfuerzos.

“La vía para salir de la pobreza y garantizarse un futuro mejor es la educación. No hay otro camino y me motiva que después de dos años de haber iniciado este proyecto vamos a firmar un convenio con Clinton Global Initiative (CGI). Estamos muy agradecidos con el expresidente Bill Clinton por crear esta plataforma que nos permitirá llevar nuestro mensaje y mostrarle al mundo que en Honduras no todo es malo y que si se educa al pueblo, se puede salir de tanta violencia y pobreza”.

La Feih cumplió el 23 de septiembre un año de exitosas operaciones y el próximo 10 de octubre iniciarán en la ciudad de El Progreso la construcción de la escuela Santiago Morales.

“Esta escuela posee dos módulos y medio que resultan insuficientes para los 90 niños que asisten a este centro escolar. Deseamos crear condiciones para que todos los grados puedan asistir en la jornada matutina y no se rechace a ningún menor por problemas de espacio. El único pedido a los padres y autoridades es que colaboren en la construcción del inmueble con mano de obra. Somos una fundación que puede comprar los materiales, pero no podemos pagar mano de obra”, aclaró el presidente de Feih.

La iniciativa de esta fundación abarca la construcción de centros educativos a nivel nacional, por lo que incitan a la comunidad a enviar sus solicitudes a www.feih.org con el fin de conocer sus necesidades y las condiciones necesarias para llevar a cabo el proyecto conjunto entre las autoridades municipales, empresa privada, comunidad y Feih.

“Si corremos solos, tal vez lleguemos más lejos; si lo hacemos juntos, también llegaremos lejos, pero podremos hacer más cosas. Tengo seguridad de que en una de estas aulas estaremos educando al futuro presidente de Honduras y eso me mantiene muy motivado. Antes de Feih, mi alegría era saber cuál sería mi bono en el trabajo; ahora mi ilusión es saber cuántas escuelas podremos construir. No le pido a Dios que me dé dinero, sino salud para poder servir a mi país y devolverle algo de lo mucho que me ha dado”, concluyó Ramiro.

3Y0A9169(1416x870)
El hondureño Ramiro Ocasio (35).
IMG_7507(1416x870)
Unas de las escuelas que apoya Foundation for Education in Honduras (Feih).