Más noticias

Bullying: alertan de intentos de suicidio y abusos sexuales

Advierten a padres y maestros para que estén atentos a los casos de acoso que sufren niños y adolescentes hondureños.

Son 14 artículos en total que contiene la Ley Contra el Acoso Escolar aprobada y <br/>vigente en Honduras.
Son 14 artículos en total que contiene la Ley Contra el Acoso Escolar aprobada y
vigente en Honduras.

San Pedro Sula, Honduras.

Los casos de bullying (acoso) que están sufriendo niños y jóvenes hondureños están llegando a extremos inimaginables, alertan maestros, psicólogos y orientadores.

Lejos de ir disminuyendo la cantidad de abusos en las escuelas y colegios, tanto públicos como privados, parece que cada día aumenta la cifra de víctimas y que las formas de acoso cada vez son más graves.

En muchos casos los padres ignoran por lo que están pasando sus hijos.

“Hace poco atendí el caso de un niño de siete años, tímido, introvertido, al que alumnos de sexto grado le hacían constante bullying, y como el problema no se detuvo a tiempo llegaron incluso a obligarlo a tocarlo en sus genitales y lo habían ultrajado en sus partes íntimas con un palo de escoba dentro de un baño de la escuela”, relata Magdalena Turcios, máster en Psicología Familiar, quien a diario atiende casos de niños y jóvenes que son víctimas de acoso en los centros educativos.

“Ni maestros ni padres del niño se habían dado cuenta de lo que estaba pasando. La madre se enteró porque el pequeño ya tenía dificultad para caminar y sangrado. Lo llevó al pediatra y él confirmó que el menor estaba siendo abusado. A estos extremos está llegando el bullying”, lamentó Turcios.

CP ACOSO 100818 (2)(1024x768)
El acoso se puede hacer por medio de dispositivos electrónicos, tecnológicos, informáticos, software, redes sociales, videos, imágenes y demás sistemas digitales.

La especialista también reveló que el jueves recién pasado tuvo que atender otro delicado caso de una víctima de abuso.

“Esta semana empecé a dar tratamiento a una adolescente de 15 años que trató de suicidarse porque ya no soportaba el acoso que le hacen por tener sobrepeso. Le crearon una cuenta de Facebook solo para burlarse de ella. Me confesó que sufre acoso desde los cinco años y sus padres nunca se dieron cuenta”, contó la máster en Psicología Familiar.

Turcios explicó que los casos de abuso que sufren niños y jóvenes se dan tanto en las escuelas públicas como en privadas, y consideró que todavía no hay un manejo adecuado delproblema. “Cada vez se atiende más casos de bullying que terminan en agresión sexual o en intentos de suicidios”, indicó.

Combatiendo el bullying

José Carballo, director del Instituto José Trinidad Reyes, de San Pedro Sula, aseguró que hacen todos los esfuerzos para evitar que se den casos de acoso, y que cuando identifican una situación de abuso actúan rápidamente.

“Los casos de bullying se abordan de inmediato, el orientador los atiende y no se deja que crezcan estos abusos”, afirmó.

Dice que una parte importante de evitar que continúen los problemas de bullying es involucrar a los padres de los jóvenes.

CP ACOSO 100818uu (2)(1024x768)
En la imagen se observa una de las campañas de concienciación contra el bullying implementada en un colegio de San Pedro Sula.

“Cuando se dan estos casos buscamos soluciones junto con los padres. Se les llama para que vengan al instituto. Si hay videos se les muestra, porque la disciplina de un joven es una labor integral”.

Carballo indicó que dentro del centro educativo hay controles estrictos, por lo que han identificado que algunos estudiantes esperan a salir de las instalaciones para hacer sus peleas o acoso contra otros alumnos.

“Dentro del instituto mantenemos a los jóvenes ocupados con sus estudios. No permitimos que en horas de clases ande ninguno en los pasillos o fuera del aula; pero cuando salen del colegio ya es imposible controlarlos. Aun así, si nos llega evidencia de estos casos, aunque sean cometidos afuera, tomamos las medidas disciplinarias, pero siempre junto con los padres de familia”, explicó Carballo.

Medidas

Fanny Handal, directiva de la Asociación Noroccidental de Escuelas Privadas Bilingües (Anepbh), dice que se están haciendo grandes esfuerzos para contrarrestar el bullying de escuelas y colegios.

“Este es un asunto al que siempre le damos la importancia debida y que se aborda con responsabilidad, porque lo más importante es el bienestar de los niños y jóvenes. Hay una serie de medidas y también una permanente concienciación a los estudiantes para que entiendan que se debe evitar cualquier forma de abuso, que comprendan que de ninguna forma eso es correcto”, aseguró.

Handal añade que se fomenta la igualdad y se enseña que no es aceptable ninguna forma de racismo, señalamientos por condiciones físicas, o por diferencias de clases sociales ni ninguna forma de bullying,

“Cada centro tiene sus propios métodos, pero en general hay una política clara para proteger a los estudiantes y darles una formación con valores éticos y morales”, destaca Handal.

Agrega: “Los padres son parte fundamental para que los niños y jóvenes no sean abusados ni abusadores, por lo que siempre los involucramos en el proceso de iniciativas para evitar el bullying. Impartimos charlas informativas sobre el tema y así evitar que siga pasando”.

La directiva de Anepbh dijo que es vital que la cultura contra el abuso sea un tema de sociedad y no solo de centros educativos, pues los menores de edad son muy influenciables y suelen absorber o imitar las acciones que ven que hacen los adultos.

“En muchos casos, un niño o joven es abusador porque ha visto casos de abuso y cree que eso es normal; pero en nuestros sistemas educativos de las escuelas privadas bilingües hacemos énfasis en que eso no está bien de ninguna manera”, dijo Handal.

Legislación

En enero de 2015 se publicó en el diario oficial La Gaceta la Ley Contra el Acoso Escolar, como una medida del Gobierno para combatir este problema.

En esta ley se ordenó formular e implementar un “plan de prevención y tratamiento del acoso escolar”, pero en la práctica la realidad es otra, pues en la mayoría de centros educativos no existe una estrategia unificada y cada instituto aplica sus propios métodos para combatir el problema del bullying.