Más noticias

Semana Santa "es tiempo de mirar a Dios": Garachana

Todos los feligreses católicos fueron invitados a celebrar estas fiestas de Pascua.

Foto del viacrucis de Semana Santa. Foto de archivo de Diario LA PRENSA.
Foto del viacrucis de Semana Santa. Foto de archivo de Diario LA PRENSA.

Tegucigalpa, Honduras

El Obispado de la Iglesia Católica de San Pedro Sula envió un mensaje al pueblo hondureño previo la celebración e Semana Santa.

"Se acerca la Pascua -el “verano” para muchos- y no queremos que sea una simple ocasión de huir y olvidar los retos de nuestra convivencia", recuerda la carta de Monseñor Ángel Garachana, obispo de San Pedro Sula.

En el mensaje también evocó que "para nosotros, desde la experiencia de fe, es tiempo de mirar al Señor y reconocer que su entrega nos da fuerza para el compromiso y sabiduría para encontrar caminos de vida".

Vea: Eventos culturales predominan en agenda de Semana Santa

Todos los feligreses católicos fueron invitados a celebrar estas fiestas de Pascua "con la alegría que brota del compartir vida y dignidad y del compromiso por la paz y por la justicia".

También la carta señala que "al acercarse las fiestas de Pascua, en el seguimiento de Jesús, queremos, con renovada ilusión, «aceptar, sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso»…y elegimos la solidaridad como estilo para realizar la historia y
construir la amistad social".

La semana anterior cada parroquia realizó 24 horas de oración, de ayuno y de compromiso por la reconciliación, la paz, la justicia y la defensa de la vida humana de Honduras.

"Hemos orado y acogido la llamada a ser constructores de paz. Releyendo el mensaje de la
Conferencia Episcopal del pasado diciembre, reconocemos que “la crisis debe convertirse en una oportunidad para que Honduras se afiance como Estado de Derecho, fortalezca con la ley sus instituciones, avance en la lucha contra la impunidad, la corrupción, el crimen organizado y logre detener el empobrecimiento creciente de una gran mayoría de la población”, indica la carta.

En el documento, Garachana remarcó que pidieron a Dios para que guíe los corazones de todos los hondureños y, especialmente, de los que tienen responsabilidades en la vida pública, de modo que sea posible “el necesario gran pacto social por medio de un diálogo franco, eficaz, creativo y sin condiciones, que implique a todos los sectores de la sociedad”.