Más noticias

Saquean el archivo financiero de la Corte Suprema de Justicia

Con el atraco a la bodega de archivos de gastos y contrataciones, ubicada en la antigua Penitenciaría Nacional, se ponen en riesgo las investigaciones contra el Consejo de la Judicatura.

Fotografías del expediente de investigación de la Inspectoría de Tribunales a las que LA PRENSA tuvo acceso muestran el tiradero que quedó tras la sustracción de los expedientes contables de la Corte.
Fotografías del expediente de investigación de la Inspectoría de Tribunales a las que LA PRENSA tuvo acceso muestran el tiradero que quedó tras la sustracción de los expedientes contables de la Corte.

Tegucigalpa, Honduras.

El archivo de la Dirección de Contabilidad de la Corte Suprema de Justicia fue saqueado por individuos que sustrajeron documentación financiera, según información en poder de la Unidad Investigativa de LA PRENSA.

El robo puso en evidencia la deficiente seguridad de sus registros que tiene la Corte Suprema y pondría en riesgo una investigación que el Ministerio Público y la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad (Maccih) hacen sobre despilfarros cometidos por el desaparecido Consejo de la Judicatura y de la Carrera Judicial.

La revelación de este suceso consta en una denuncia de fecha 6 de diciembre de 2017 que Carlos Avilez, director de la Dirección de Contabilidad, le remitió a la coordinadora de la Inspectoría General de Tribunales del Poder Judicial, Anny Belinda Ochoa, que se registró con oficio 220-DCPJ-2017 y que LA PRENSA tiene en su poder.


Día del hecho

El robo, conforme a la denuncia, lo descubrió el 22 de noviembre de 2017 personal de la Dirección de Contabilidad que llegó a una bodega en donde se encuentra la documentación contable de la Corte, ubicada en las instalaciones de la antigua Penitenciaría Nacional, en el barrio La Hoya, de la capital.

La intención del equipo de la Dirección de Contabilidad era revisar documentos que serían entregados al Tribunal Superior de Cuentas a fin de que hiciera una auditoría.

“Hemos procedido el día 22 de noviembre del año en curso a verificar la documentación del archivo, encontrando una gran cantidad de fólderes leitz empastados y en donde se guarda información completamente vacíos y tirados en el suelo, lo cual representa una irregularidad delicada que puede incidir en la pérdida de documentación que pueda requerir el órgano fiscalizador”, dice la nota.

En el expediente de la denuncia existen diversas fotografías que muestran un tiradero de cajas y fólderes sin ningún papel en sus interiores.

“En consecuencia de lo anterior” -dice la misiva- “interponemos la denuncia por hurto de documentación financiera contable archivada en esa área, por lo que solicito a usted (Anny Belinda Ochoa), de conformidad con la ley, interponga sus buenos oficios al respecto”.

La Inspectoría de Tribunales, tras recibir el reporte del robo, nombró un equipo a inicios de enero de 2018 para que investigara la denuncia, misma que no ha concluido.

La bodega de la Unidad Contable está situada donde funcionó la Penitenciaría Nacional.

Origen

La Dirección de Contabilidad la crearon mediante acuerdo 436 del 25 de enero de 2016 del desaparecido Consejo de la Judicatura y la Carrera Judicial para archivar, procesar y analizar toda la ejecución del presupuesto del Poder Judicial.

La Dirección de Contabilidad cuenta con un director, pero el presidente de la Corte Suprema de Justicia es la entidad superior de esta dependencia.

Las funciones de la Dirección de Contabilidad son, entre otras, organizar una estructura contable para verificar las operaciones financieras de las direcciones de Personal, Administración y Pagaduría.

También tiene la atribución de hacer las cuentas de egresos e ingresos, actualización de los saldos y conciliaciones bancarias.

Si la Dirección de Contabilidad encuentra una anomalía en los archivos financieros tiene la obligación de reportarle el hecho al jefe o director de la dependencia respectiva.

Mensualmente, la Dirección de Contabilidad debe presentar al presidente de la Corte Suprema de Justicia los estados financieros del Poder Judicial para que los apruebe.

Protegen al Consejo

Juan Juan Jiménez Mayor, exvocero de la Maccih, dijo en varias oportunidades que había una línea de investigación sobre presuntas irregularidades en el Consejo de la Judicatura de la carrera Judicial, pero sin detallar sobre el asunto.

La Unidad de Investigación de LA PRENSA conoció que la Unidad Fiscal Especial contra la Impunidad de la Corrupción del Ministerio Público ha hecho varias diligencias en los últimos meses a fin de buscar pruebas en contra de los exconsejeros para procesarlos.

El requerimiento sería también contra un expresidente de la Corte Suprema, porque él fue presidente de ese órgano y supuestamente avaló o cometió ciertos excesos, detallan las pesquisas de la Ufecic.

“El proceso de investigación contra el Consejo podría fracasar o no ser efectivo, ya que en la bodega donde estaban los archivos había información de operaciones del Consejo”, informó una fuente del Poder Judicial.

La piñata

La Mesa de Verificación Técnica, creada por la Corte para investigar el mal uso de fondos del Consejo, detectó en marzo de 2016 que funcionarios de esa dependencia contrataron a al menos 35 familiares, entre otros tipos de despilfarro.

Las contrataciones de personal es información que maneja la Dirección de Contabilidad de la Corte Suprema de Justicia.

La Corte declaró en marzo de 2016 inconstitucional el decreto que creó el Consejo de la Judicatura, por lo que esta dependencia, formada entre otras cosas para nombrar al personal del Poder Judicial y administrar los recursos, quedó disuelta.

El fallo del máximo tribunal se produjo en respuesta a un recurso de inconstitucionalidad que se interpuso contra la ley que le dio vida al Consejo de la Judicatura y de la Carrera Judicial, que inició funciones en 2014.

Producto de esa resolución, la administración de fondos de la Corte Suprema de Justicia volvió a manos del presidente.

No hay acceso

Un equipo de la Unidad de Investigación de LA PRENSA fue a la bodega de la Unidad Contable de la Corte Suprema de Justicia a buscar a la persona encargada de dar seguridad al inmueble, un recinto de paredes frontales despintadas.

La intención era constatar si había controles estrictos para el ingreso y si solo personas autorizadas podían entrar al recinto.

Al llegar a la entrada de la bodega, un receloso guardia de seguridad dijo que ahí no había ninguna bodega de la Corte, pero luego indicó que solamente las autoridades superiores podían dar permiso para entrar.

LA PRENSA pidió a la Dirección de Comunicación de la Corte Suprema de Justicia que gestionara una entrevista con la directora de Inspectoría para conocer si la investigación del saqueo estaba avanzada; pero respondieron que el personal de la oficina estaba ocupado en diligencias propias del trabajo.