Más noticias

La Alianza anuncia tomas y paralización del país

Nasralla propone como mediadores internacionales a Rigoberta Menchú, José Mujica o Baltazar Garzón.

El expresidenciable Salvador Nasralla posa con una mascarilla antigás durante una conferencia de prensa ayer en la sede del Partido Libre en Tegucigalpa junto a Mel Zelaya.
El expresidenciable Salvador Nasralla posa con una mascarilla antigás durante una conferencia de prensa ayer en la sede del Partido Libre en Tegucigalpa junto a Mel Zelaya.

Tegucigalpa, Honduras.

Exhibiendo máscaras antigases, los líderes de la Alianza de Oposición contra la Dictadura anunciaron ayer un plan para boicotear la toma de posesión del presidente electo Juan Orlando Hernández, prevista para el sábado 27 de enero.

En un comunicado, leído por los dirigentes de la Alianza, establecieron que “en aplicación del artículo 3 de la Constitución de la república, la Alianza de Oposición reitera y acompaña al pueblo en su no obediencia a un Gobierno usurpador y en el ejercicio del derecho a la insurrección convoca a un paro nacional”.

De acuerdo con el plan, el paro comenzará el 20 de enero a las 6:00 am en todo el territorio nacional.

Asimismo, el domingo 21 de enero se ejecutará una movilización “en Tegucigalpa frente al Congreso Nacional junto con nuestros diputados electos de Libre y Pinu en protesta contra el fraude del Tribunal Supremo Electoral y convocamos a otras movilizaciones locales”.

Y a partir del jueves 25 de enero se incrementarán “las movilizaciones en todas la vías públicas a nivel nacional, en los aeropuertos y a rodear el estadio Nacional de Tegucigalpa”, anunció la Alianza.

El excandidato presidencial de la coalición de oposición, Salvador Nasralla, dijo que a partir del 28 de enero si el presidente Juan Orlando Hernández continúa en el poder las leyes del país no valdrán.

“El 28 de enero ya no vale la ley local”, advirtió ayer Nasralla.

El expresidente Manuel Zelaya dijo que “la Alianza de Oposición desconoce toda autoridad pública desde el 27 de enero”.

Los líderes de la Alianza afirmaron que están dispuestos a participar en un diálogo nacional, pero con mediadores internacionales. Nasralla propuso como facilitadores a la guatemalteca Rigoberta Menchú, el expresidente uruguayo José Mujica o el exjuez español Baltazar Garzón.

El pasado viernes, Mel Zelaya y Nasralla encabezaron una marcha que terminó en disturbios en los alrededores de la antigua Casa de Gobierno, que dejó como resultado daños a un hotel cercano a la instalación, restaurantes y otros negocios.