Más noticias

Plaza de la Cultura: un sueño que lleva más de dos décadas

Personas que han trabajado de cerca con el proyecto aseguran que la falta de presupuesto es la razón por la que no se ha podido ejecutar, además de la poca voluntad de las autoridades.

La Plaza de la Cultura está en la 12 avenida, entre 3 y 5 calles de Los Andes, en el antiguo edificio de los institutos JTR e Intae. Foto: Yoseph Amaya.
La Plaza de la Cultura está en la 12 avenida, entre 3 y 5 calles de Los Andes, en el antiguo edificio de los institutos JTR e Intae. Foto: Yoseph Amaya.

San Pedro Sula, Honduras.

Para algunos artistas y promotores culturales es insólito que San Pedro Sula, pese a ser la segunda ciudad más importante del país, siga sin tener una Plaza de la Cultura.

El escritor, docente y fotógrafo Armando García recuerda que la construcción de la Plaza de la Cultura se viene gestionando desde tiempos de Lidia Handal (1925-1998), una de las más conocidas compositoras del país, quien fue reconocida por su labor cívica y sus ganas de que en la Capital Industrial hubiera un lugar que preservara la riqueza cultural, artística y social de Honduras.

Diseño arquitectónico
La Plaza tendrá una biblioteca pública, un teatro, anfiteatro al aire libre, una galería, escuela de arte, un jardín botánico y una área destinada a la sostenibilidad del proyecto.

Teresa Campos, directora del Museo de Antropología e Historia, dijo que ella recibió una invitación aproximadamente en 1991 para participar en la elaboración de un anteproyecto para la creación de un centro de formación artística.

Según documentos del Archivo Histórico Municipal, el primer plano de cómo luciría la Plaza de la Cultura fue elaborado por Roberto Elvir, conocido por ser quien remodeló el parque central de la ciudad.

El edificio elegido fue donde funcionaron el Instituto José Trinidad Reyes (JTR) y el Instituto Tecnológico en Administración de Empresa (Intae). Ahí crearían una escuela de danza, una biblioteca y una sala de bellas artes.

De acuerdo con Rodolfo Pastor, doctor en Historia, la razón por la que San Pedro Sula tenga más de 20 años habilitando ese espacio de convivencia cultural se debe a la falta de compromiso de los funcionarios en distintos niveles.

Nueva gestión

Desde hace varios años, el proyecto está en manos del Club Rotario de esta ciudad, que se ha propuesto la tarea de restaurar el viejo edificio del JTR para construir la anhelada Plaza de la Cultura, un sueño de hace más de dos décadas.

Alejandra Vaquero, voluntaria desde 2011 hasta la fecha y actual directora ejecutiva de la obra, ha sido fundamental para que se cumpla el deseo de muchos sampedranos.

Vaquero señaló que el proyecto no es el mismo presentado anteriormente, ya que se tuvo que hacer un nuevo levantamiento de los planos para un diseño arquitectónico más moderno y acorde a las necesidades actuales.

Indicó que está gestionando con el apoyo de Rotary Internacional y la Fundación Rotaria para recaudar fondos; además, esperan el aporte del Gobierno, la empresa privada y comunidad en general para poder avanzar.

Aunque por el momento no se realizan trabajos en el inmueble, constantemente se le da mantenimiento.

Aporte

Erick Martínez, coordinador regional de la Dirección de Cultura, Arte y Deporte, dijo que un factor favorable para la Plaza de la ciudad es que ha sido la comunidad artística e intelectual la que se ha esforzado en ver concluido el proyecto.

Denia de Flores, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Honduras (Canaturh) capítulo San Pedro Sula, refirió que la institución ayudaría a crear espacios que actualmente no existen para el desarrollo de las artes entre la población local y ofreciendo al visitante un lugar para conocer más sobre la historia de la urbe.