Más noticias

Esperan que eliminación del 1.5% en ISR sea progresiva

En América Latina, la evasión de la imposición a la renta está en rangos de 40 y 65%.

El Gobierno anunciará resultados en mesa de trabajo.
El Gobierno anunciará resultados en mesa de trabajo.

San Pedro Sula, Honduras.

Los analistas prevén que la eliminación del 1.5% en el Impuesto Sobre Renta (ISR) será progresiva.

El Gobierno anunció que este fin de semana tendrá los resultados de un acuerdo alcanzado con el sector privado sobre este pago adelantado y otros impuestos.

Representantes de la empresa privada han demandado la eliminación del 1.5% al afectar el capital de trabajo, a la vez que rechazaron las condiciones que el Gobierno les ha puesto para derogarlo.

“Lo más importante es no afectar el crecimiento de las empresas mediante las cargas impositivas y queremos que sean lo más justas posibles y que se puedan homologar al resto de los países de Centroamérica”, dijo Juan Carlos Sikaffy, vicepresidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

La medida surgió de manera inicial para frenar la evasión fiscal y desde su vigencia ha contribuido de forma significativa con la recaudación de impuestos en Honduras.

“Esto no impacta en la economía, sino en las ganancias de los empresarios y por eso ha habido tantas quejas de parte de ellos”, expresó el economista Hugo Noé Pino.

Recordó que por medio de las mesas de trabajo instaladas por el Gobierno habrá una reducción parcial para 2018 y total para 2019, aunque cuestionó la falta de efectividad para responder las necesidades de la población en revisiones a otros impuestos.

El 1.5% en el ISR es aplicado a empresas con ingresos anuales superiores a los L10 millones, es decir, una medida antievasión dirigida a las grandes empresas.

“Es una medida de justicia tributaria porque muchas empresas se acostumbraron a no pagar impuestos. Esto implica que el 67% de los impuestos con los que funciona el Estado son provenientes de la producción por consumo y venta”, opinó Rodulio Perdomo, economista del Fosdeh.

El también investigador de este tanque de pensamiento recordó el estudio Evasión y equidad en América Latina, de la Cepal, hecho por los economistas Juan Pablo Jiménez, Juan Carlos Gómez Sabaini y Andrea Podestá.

El estudio señala que las tasas de evasión en la imposición a la renta son muy elevadas en la región y se mueven en un rango entre 40% y 65% aproximadamente, representando una brecha de 4.6% del producto interno bruto para el promedio de los países.

“Estos altos niveles de evasión atentan contra cualquier efecto redistributivo que tuvieran los impuestos sobre la renta originariamente, pudiendo incrementar la desigualdad del ingreso en la región, lo que pone en cuestión su función y su esencia como herramienta de política económica”, señala la investigación de Cepal.

Efectos

Los más afectados con el cobro del 1.5% son las grandes empresas, repercutiendo de forma indirecta en los niveles de inflación.

“Es una forma de restringir el desarrollo de las empresas y es una posición válida. Porque si hay dinero para reinvertir en más producción o mano de obra, de ya no tenerlo, hay una afectación en la economía”, refirió Juan Carlos Rodríguez, presidente ejecutivo de la Coalición Patriótica.

A su criterio, el cobro de este pago ha funcionado para el Gobierno, debido a que la intención de este ha sido evitar la evasión fiscal y garantizar ingresos adicionales para el financiamiento del Estado.