Más noticias

Producir más energía renovable evita depreciación del lempira

Analistas aseguran que gracias a este proyecto, la moneda nacional se ha mantenido estable.

Matriz: Capacidad instalada es de 62% en este sector.
Matriz: Capacidad instalada es de 62% en este sector.

San Pedro Sula, Honduras.

En una década, la energía renovable superó a la térmica como el principal aportante en la matriz de generación de Honduras.

En 2007, la energía térmica era el 63% y la renovable el 37%; para septiembre del año pasado, la tendencia cambió a 42.3% en térmicas y 57.7% en renovable. En lo referente a la capacidad instalada, las fuentes renovables son el 62% y las térmicas suman el 38.8%, que evidencian el potencial de incrementar en el futuro la generación de esta energía y alcanzar las metas establecidas para el año 2022 (de un 80%).

Los especialistas en la materia explican que el producir más energía renovable incide de forma directa en evitar que el lempira se devalúe frente al dólar; esto es debido a la reducción de compras de búnker (importación en dólar) necesario en térmicas.

La capacidad instalada de Honduras es de 2,510.8 megavatio (MW) al tercer trimestre de 2017, reportó un informe de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee).

Respecto al mismo lapso del año anterior, es un crecimiento de 71.9 MW (2,438.9 megavatios en 2016). “Honduras tiene la meta del 80% en la capacidad instalada para 2022 que está en el Plan de País y es de información pública. Es una meta que puede lograrse”, opinó Kevin Rodríguez Castillo, director ejecutivo de la Asociación Hondureña de Productores de Energía Eléctrica (Ahppe).

LC renovable 260118(1024x768)

Para 2017, esta gremial previó la entrada en operación de 25 MW solar, 56 MW eólico, 35 MW geotérmica y 35.79 MW en hidroeléctrico.

En 2018 esperan 68.36 MW hidroeléctricos y 45 MW eólicos. Para el año 2019 se estima que entren en operación 178 megavatios en hidroeléctricas.

Desde 2007 a la fecha ha habido fuertes inversiones y crecimiento en el sector, en parte gracias a los incentivos que ha facilitado el Gobierno.

“Todo mundo pasa pendiente del cambio de la moneda, que el lempira al final de cuentas se mantuvo; pero la gente sabe que cuando se empieza a importar más, usted necesita comprar dólares, entonces el valor de lempira va bajando y se devalúa la moneda”, explicó Rodríguez Castillo.

En noviembre, el valor importado de combustibles, lubricantes y energía eléctrica fue de $1,286.6 millones, $215.8 millones más con relación a igual mes del año pasado, señala un informe del BCH.