Más noticias

Shirley Temple narró documental sobre pintor hondureño J.A. Velásquez

La actriz falleció por causas naturales. Prestó su voz para “El mundo de un pintor primitivista”.

La fallecida actriz narró un documental sobre el pintor hondureño, José Antonio Velásquez.

Los Ángeles, Estados Unidos

La industria del cine en Hollywood recibió ayer con tristeza el fallecimiento de la actriz y cantante Shirley Temple.

La estrella de películas como Bright eyes falleció a los 85 años por muerte natural.

En Honduras, Temple fue recordada porque en 1973 prestó su voz gratis para narrar en inglés la historia del documental "The World of a Primitive Painter Movie Review", un documental dedicado al famoso pintor hondureño José Antonio Velásquez.

El periodista Jacobo Goldstein recordó las vivencias con la famosa estrella y las compartió en exclusiva con LA PRENSA.

“Fue una gran dama, muy querida, Hollywood ha perdido una estrella”, agregó.

A su corta edad, Temple era conocida como la primera gran niña prodigio de Hollywood por su enorme talento y su capacidad para atraer enormes audiencias para la cadena Fox en Estados Unidos después de la Gran Depresión que afectó a miles en ese país.

El periodista hondureño comentó sobre su única experiencia con Shirley Temple en 1973 cuando se exhibió un documental en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington sobre el pintor José Antonio Velásquez, titulada El mundo de un pintor primitivista.

El proyecto se filmó en Honduras y la actriz prestó su voz.

La película venía en dos versiones, la narrada en inglés por Temple y en español por la actriz argentina, María Elena Walsh.

“Tenía un gran talento”

“Tuvimos una larga conversación, la califico como una persona muy sencilla y respetada por muchos, mi esposa estaba muy feliz de haberla conocido”, recordó Goldstein.

“Vi muchas de sus películas, recuerdo que tenía un gran talento para memorizar, bailaba como si fuese estrella de ballet, era una combinación perfecta”, aseguró.

Sus batallas

Tras el cine y la política, la tercera batalla de Shirley fue, desde 1972, la salud. Aquel año le fue extirpado un pecho y, desde entonces, se erigió como apoyo moral para todas las mujeres en su misma situación.

Además, fue fundadora de una Federación Internacional para combatir la esclerosis, y en 1988 publicó el primer volumen de su autobiografía, titulado, como no podía ser de otra manera, Child Star (Joven Estrella).

Diez años más tarde, apareció en el 70 cumpleaños de la Academia de Hollywood y, desde entonces, había dosificado sus apariciones públicas en pos de una vida tranquila y familiar en una casa al norte de California.

Tras su muerte natural, sus fans volverán a visitar las que, todavía hoy, son las manitas más pequeñas estampadas en el boulevard de la fama de Hollywood.

Shirley nació en Santa Mónica, California un 23 de abril de 1928 en Woodside, California. Protagonizó más de 40 títulos hechos a su medida como Poor little rich girl (1936) o The Little Princess (1939), aunque también John Ford se fijó en ella y la fichó como hija de Henry Fonda para Fort Apache (1948).

Su éxito fue tal que hasta Salvador Dalí la transformó en bestia surrealista en uno de sus cuadros, y con sólo seis años la Academia de Hollywood le concedió un Óscar especial por sus “dotes extraordinarias”.

Metro Goldwyn Myer la quiso para protagonizar The Wizard of Oz (1939), pero Darryl F. Zanuck, el fundador de Fox, se negó esta vez al arreglo, y el papel fue a parar a Judy Garland.

Famosos lamentan su muerte

Temple, que protagonizó decenas de películas hasta 1950 y cambió de vida posteriormente para dedicarse a la diplomacia, murió a los 85 años en su domicilio californiano de Woodside, al sur de San Francisco.

Las muestras de pésame se sucedieron a lo largo de la mañana en las redes sociales, donde un sentido James Franco expresó su afecto por la actriz y por “todas las estrellas infantiles que crecieron antes de su época”.

Mia Farrow en Twitter recordó el papel jugado por Temple en los años de la Gran Depresión, tras el crack de 1929.
Whoopy Goldberg invitó a sus seguidores en Twitter a que descubrieran en Google o en vYouTube a Temple, una persona incomparable, según la actriz.

Alyssa Milano fue más directa y acompañó un tuiteo de “descanse en paz” con un enlace a una de las interpretaciones más conocidas de Temple, cuando cantó On The Good Ship Lollipop en el filme Bright Eyes (1934).

La Cámara de Comercio de Hollywood rindió tributo a Temple en el Paseo de la Fama, donde se depositaron unas flores en su honor junto a una estrella próxima a las estatuas que homenajean a las mujeres de la cinematografía en el bulevar de Hollywood.