Más noticias

A Brasil le quedó grande su papel

Un informe confidencial EUA señala que a Brasil le quedó grande su papel en la crisis política hondureña.

Un informe confidencial despachado desde la embajada estadounidense en Brasilia, el 02 de octubre de 2009, cuando en su sede diplomática de Brasil se encontraba el ex presidente Manuel Zelaya, refleja, desde la óptica de la diplomacia de los Estados Unidos, la distancia entre las potencias que lideran los hilos de las relaciones internacionales y una nación latinoamericana que hace incipientes pinitos de liderazgo.

09BRASILIA1210

Cable Confidencial.

Origen: Embajada de Brasilia

Fecha: 2009-10-02
Asunto: Brasil carece de una estrategia en Honduras

1. (C) Resumen:Brasil, que había puesto su esperanza en una rápida resolución de la crisis de Honduras contando con el éxito de la OEA o del presidente Arias de Costa Rica, ahora parece perdida en cuanto a cómo proteger su embajada en Tegucigalpa y negociar su salida del estado actual de las cosas en la crisis doméstica de Honduras. Brasil se ha comprometido a ignorar el ultimátum de diez días de Micheletti para la entrega de Zelaya, pero teme las repercusiones que su embajada enfrentará; se avoca al Consejo de Seguridad de la ONU en busca de ayuda. Fin del resumen.

BRASIL SE SIENTA Y ESPERA

2. (C) El Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Primer Secretario y Jefe de la División México y América Central, Renato de Ávila Viana dijo en las reuniones de septiembre 28 y 30,que Brasil estaba ignorando el ultimátum de diez días que el gobierno de Micheletti dio a los brasileños para entregar a Zelaya, sin embargo, teme en gran medida las repercusiones a las que su Embajada en Tegucigalpa se enfrentará una vez que los diez días hayan pasado. Viana cree que el gobierno de Micheletti está buscando ganar tanto tiempo como sea posible, razón por la cual prohibió a la delegación de la OEA la entrada al país, pero tiempo es lo que Brasil no tiene en esta situación mientras que su Embajada acoja a Zelaya y esté bajo constante amenaza por las fuerzas de seguridad hondureñas. Según Viana, la Embajada de Brasil en Washington recibió una amenaza de bomba a través de llamada telefónica en contra de la Embajada de Brasil en Tegucigalpa; Viana dijo que el Servicio Secreto de Estados Unidos está trabajando con la Embajada de Brasil en Washington para rastrear la llamada.

3. (C),Viana dijo que ya no estaba seguro de que la OEA sería capaz de entrar en Honduras y comenzar una negociación entre las facciones de Zelaya y Micheletti en un futuro próximo, y que es evidente que el presidente Arias está tratando de desenredarse de la situación de Honduras también.Según Viana, Brasil aún no cuenta con una nueva estrategia para hacer frente a la crisis de Honduras que tienen lugar en su embajada y ahora busca que el Consejo de Seguridad adopte una postura firme sobre la situación que propicie una mayor asistencia internacional. Viana dijo que el Ministerio de Relaciones Exteriores se centra únicamente en conseguir la participación del gobierno de Estados Unidos y el gobierno español en la cuestión de Honduras. Su oficina se ha convertido en la sala de situación de Honduras, trabajando desde las nueve de la mañana hasta las once de la noche, todos los días, pero sólo se dedica a procesar la información sobre la situación y no a la planificación para la resolución de la crisis.

4. (C)Los Senadores brasileños Eduardo Azeredo (PMDB-Minas Gerais) y Heráclito Fortes (DEM-Piauí), presidente y miembro del Comité del Senado de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional, respectivamente, dijeron el 30 de septiembre que Brasil no es capaz de hacer frente a la situación en Honduras y necesita la asistencia del gobierno estadounidense. Fortes dijo: "No estamos preparados para esto.No en Honduras. Ni siquiera tenemos un embajador. Es sólo un oficial y su chofer." Azeredo hizo hincapié en que los Estados Unidos "no debe separarse" de su reciente tradición de tomar un papel importante en la promoción de la democracia en la región. Él cree que el gobierno de Estados Unidos está tratando de tomar un rol no intervencionista, pero dijo que no es el momento de mantenerse al margen.

COSTA RICA REHUYE SU INVOLUCRAMIENTO EN HONDURAS

5. (C)En una reunión del28 de septiembre, el Embajador de Costa Rica en Brasil Jorge Alfredo Robles Arias, dijo que, si bien el presidente costarricense Arias tiene la voluntad de ayudar a mediar en la situación, no va a hacer ningún esfuerzo con este fin hasta que tanto las facciones de Micheletti como de Zelaya estén dispuestas a sentarse a la mesa de negociación.Robles explicó que Arias no arriesgará su prestigio internacional a menos que ambas partes estén dispuestas a seguir adelante. Robles dijo que el gobierno brasileño aún no había contactado con su embajada para obtener información sobre el papel potencial de Arias enla crisis y que Costa Rica no ha tenido contacto con el gobierno de Micheletti.

6. (C) Robles destacó que el retorno de Zelaya al poder es una demanda incondicional formulada por Costa Rica y el resto de la región. Robles explicó que fue después de que la secretaria Clinton sugiriera que Arias se involucrara en la solución de la crisis en Honduras que el ofreció el acuerdo de San José. De acuerdo con Robles, todos los artículos del acuerdo son negociables en última instancia, con la excepción del retorno de Zelaya a la presidencia. Robles reiteradamente indagó sobre la posición de EE.UU. sobre el regreso de Zelaya al poder, cuestionando si la falta de apoyo del Congreso de los EE.UU. a Zelaya podría llevar a la disminución de la presión de los Estados Unidos en Honduras y de la comunidad internacional para actuar. Se le dijo a Robles que Estados Unidos no había cambiado su posición con respecto a la necesidad de una solución pacífica en los marcos ya establecidos.

UNA MAL PLANIFICADA MISIÓN DE LA OEA SE DESCARRILA

7. (C)Tanto Robles como Viana confirmaron que a cuatro de los cinco representantes de la OEA enviados a Honduras se les prohibió el ingreso al país el 27 de septiembre. Robles afirmó que esto era debido a la falta de estrategia por parte de la OEA, que envió un pequeño grupo de representantes que carecían de status y de credenciales diplomáticas, sin dar a Honduras previo aviso de su llegada. Sólo al representante chileno de los cinco enviados se le permitió entrar en Honduras, muy probablemente debido a su experiencia en la región, según Robles. Viana dijo que en realidad hay dos representante de la OEA en Honduras en este momento, el chileno el segundo representante mas importante de Brasil ante la OEA. El representante de Brasil, explicó Viana, iba en el marco de la misión fallida, pero viajó a Tegucigalpa antes que los otros cinco miembros de la delegación de la OEA que se encontraron con problemas. Viana también señaló que la entrada del brasileño en Tegucigalpa se vio auxiliada por la Embajada de EE.UU. en Tegucigalpa.

8. (C), Viana afirmó que el gobierno español también tenía problemas para restablecer su presencia en Honduras. Al embajador español y otros dos diplomáticos se les ha prohibido la entrada al país hasta que España reconozca al gobierno de Micheletti, una situación que, según Viana, preocupa mucho a los españoles. Según Viana, el Centro Carter también planea enviar una delegación a Honduras la próxima semana, sin embargo, cree que también tendrá inconvenientes para entrar en el país.

9. (C) Comentario: Es notable que Viana, Robles, y Azeredo todos expresaron su preocupación por que Estados Unidos pueda cambiar su posición actual, y que la OEA y los mediadores regionales por sí solos no pueden lograr avances con las facciones de Micheletti y Zelaya. Después de haber expresado su apoyo al retorno de Zelaya y de ser arrastrado - ciertamente casi sin aviso previo – a un poco acostumbrado centro de la crisis,Brasil parece estar perdida en cuanto a qué hacer a continuación. Es notable que el Gobierno de Brasil parece no haber hecho ningún esfuerzo para llegar al resto de la región o tomar un papel más acertado en la búsqueda de una solución. En cambio, sigue plantado con firmeza en el asiento trasero, al parecer Brasil está buscando que los Estados Unidos, la OEA y las Naciones Unidas protejan sus intereses y espera así navegar hacia una solución a largo plazo.