Más noticias

Cereales, los reyes de la fibra

Este alimento debe estar presente en la dieta diaria, proporciona minerales y vitaminas al organismo.

Este alimento debe estar presente en la dieta diaria, proporciona minerales y vitaminas al organismo.
Este alimento debe estar presente en la dieta diaria, proporciona minerales y vitaminas al organismo.

San Pedro Sula, Honduras.

Los cereales forman parte de la alimentación diaria, pero puede seleccionar los integrales que previenen la aparición de enfermedades del aparato digestivo.

Además, disminuyen la concentración de lípidos en sangre, lo que mejora la salud cardiovascular.

Una porción de cereal equivale, por ejemplo, a una tortilla de maíz, una rebanada de pan, medio bolillo sin migaja, media taza de arroz o pasta, o bien, media papa cocida.

Proceso

La nutricionista Ana Gutiérrez indica que en los cereales se puede obtener dos fuentes de fibra, la soluble y la insoluble.

“La fibra acelera el paso de los alimentos a través del estómago e intestinos y le da volumen a las heces”, explica.

La recomendación para adolescentes y adultos es de 20-25 gramos de fibra al día. En niños pequeños no se recomienda esta cantidad, pero siempre es bueno fomentar el consumo de granos integrales.

Control

Ahora que sabe cuántas porciones debe consumir, puede aplicar estas recomendaciones de The Whole Grains Council para incluir cereales integrales en su dieta diaria.

Desayuno: Prepare un sándwich con panes integrales. Acompáñelo con huevos y una tortilla. Para beber, haga un atole de avena con leche.

En las meriendas puede consumir dos tazas de palomitas de maíz naturales y con poca sal. Comer una barra de cereal de granos enteros. Una rebanada de pan integral con queso panela.

En las comidas fuertes, las sopas y consomés; agregar siempre granos enteros, como elote o arroz integral al vapor. Añada en sus ensaladas amaranto, elote, quinoa, arroz o pastas integrales.

En la cena comer una ensalada espolvoreada de amaranto caramelizado, es una idea nutritiva y ligera. O una taza de yogur con tres cucharadas de cereal integral.

Una opción más llenadora es una quesadilla con tortilla de maíz o de harina de trigo integral y chimol.