Más noticias

Beneficios de un buen romance

Alivia los dolores, aumenta la capacidad creativa, mejora la salud del corazón, reduce el estrés, protege de la demencia

No son los efectos de un medicamento milagroso, sino de uno de los remedios naturales más accesibles y eficaces: el amor.
No son los efectos de un medicamento milagroso, sino de uno de los remedios naturales más accesibles y eficaces: el amor.

Aunque también tiene sus efectos secundarios adversos como desengaños, infidelidades, dependencias o celos, el amor puede considerarse un eficaz remedio, antídoto y vacuna para infinidad de males y dolores, del cuerpo y el alma.

No requiere prescripción médica, ni tiene contraindicaciones y sus beneficios suelen superar largamente a sus perjuicios, por lo que siempre es aconsejable tenerlo a mano y degustarlo.

En general no hace falta convencer a nadie de las virtudes de este sentimiento que nos une y hace felices y que para la mayoría de personas es la sal y pimienta de la vida, pero por si a alguien le quedan dudas, las últimas investigaciones científicas confirman las múltiples virtudes de las relaciones amorosas.

El amor influye directamente en la salud de nuestro corazón, ya que reduce los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares y contribuye, de esta forma, a alargar la esperanza de vida, según la Fundación Española del Corazón (FEC).

Según un informe de la FEC, “los vínculos con la pareja, amigos y familiares mejoran la presión arterial, lo que ayuda a reducir los niveles de ansiedad, estrés y depresión, conocidos como “factores psicológicos de riesgo” cardiovascular.

También otro estudio de la World Heart Federation las personas que siguen algún tratamiento para abordar cardiopatías y tienen un entorno feliz, mejoran entre dos y cuatro veces su capacidad para reponerse de la enfermedad, mientras que otra investigación del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) ha demostrado que las mujeres con matrimonios estresantes tienen el triple de riesgo de sufrir un infarto que aquellas con una buena relación con su pareja.

En cambio, estar casado o tener una pareja estable reduce la producción de cortisol, la “hormona del estrés”, según otro estudio dirigido por Dario Maestripieri, de la Universidad de Chicago (EE.UU), quien cree que “el matrimonio parece hacer más fácil enfrentarse a las situaciones estresantes de la vida diaria”.

Un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en California (Estados Unidos), ha comprobado que los sentimientos de amor apasionado pueden aliviar el dolor leve con la misma eficacia que los analgésicos.