Más noticias

A vacunar

El virus de la influenza, cuya plena identificación se deja para el ámbito médico, se ha adelantado a las previsiones casi un mes, pues el período de expansión es de junio a noviembre. Ya se ve, salió inteligente, lo tenemos entre nosotros con las primeras víctimas y con las prisas de hacerle frente como responsabilidad de las autoridades y de todos los hondureños siguiendo las recomendaciones que emanen desde Salud, pues de lo contrario aquello de una simple gripe se convertirá en enfermedad colectiva, sinónimo de epidemia y hasta de pandemia.

Las autoridades de la Secretaría de Salud y personal de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) convocaron a una labor preventiva que abarque los hábitos sanitarios individuales, pero también en los ámbitos familiar y laboral, que por la cercanía de las personas suelen ser ambientes más propicios para la contaminación y propagación de la gripe. Las H y las N no son del dominio popular, pero sí el dolor de “huesos”, más bien muscular, fiebre alta, dolor de cabeza, escalofríos... Los síntomas de malestar son alarmas del organismo para ser atendido, no dejar pasar o proporcionar un seudorremedio con automedicación.

No es crear pánico, sino recordar la necesaria prevención de la que no somos fieles seguidores los hondureños, pues hasta que no tenemos encima el peligro no hay preocupación, pues como dirían los estoicos, de algo hay que morir o si se está en la raya... Pero a la hora de la hora, una fuerza interior lucha por la vida y ojalá no sea demasiado tarde como para las diez víctimas de la gripe estacional, cuya complicación estaba ligada a una enfermedad crónica.

“Necesitan especial cuidado los niños menores de cinco años y adultos mayores” (de vuelta a la niñez), advierte la OPS, cuyo personal identificó países de Latinoamérica en los que el virus ha saltado las fronteras y se expande por la escasa prevención y la tardanza en acudir a los centros médicos. “Es un brote que se está dando desde Centroamérica hasta el sur y eso normal que se presente”, explica personal del organismos panamericano.

El desafío en el campo de la salud está lanzado, falta ahora seguir las recomendaciones para evitar contagiar y contagiarse, buscar atención en cuanto se hagan presente los síntomas y, sobre todo, prevenir con la vacuna que desde hoy comenzará a aplicarse en Francisco Morazán y Cortés, aunque si fuese necesario se destacarán brigadas a aquellos lugares adonde el riesgo es mayor y hay más dificultades en la movilización. Mejor rebasar la justa medida que no lamentar después. Mientras tanto a “esconderse” del H1N1, H3N2 o cualquier otra identificación rara de virus.