Más noticias

Importante visita

Hay muchos intereses en juego, unos tan cercanos que causan enorme inquietud, y otros a mediano y largo plazo como lo ha venido siendo en la historia de nuestro país, pese a los altibajos que han sido muy pocos. Nos referimos a las relaciones con los Estados Unidos con motivo de la visita, de dos días, de la embajadora norteamericana en la Organización de las Naciones Unidas, Nikki Haley, cuya estancia es calificada como un fuerte respaldo al Gobierno hondureño que tras breve paréntesis de hace unos años, mantiene cordial y fructífera relación, no “de tú a tú” como la euforia hizo proclamar alguno, sino de cooperación en los ámbitos de la geopolítica, la economía y los acuerdos de protección migratoria, hoy en la cuerda floja.

La presencia en nuestro país de la alta funcionaria del gabinete del presidente Trump es valorada como muestra de agradecimiento al respaldo de Honduras en la ONU contra el proyecto de resolución que rechazaba el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel. La visión y la defensa de los intereses de Honduras conducen a decisiones con miras a objetivos que superan, con mucho, los avatares del día a día, de la inmediatez para enfilar las ambiciones y propósitos del mediano y largo plazo.

Muy sensible el tema migratorio con el Estatus de Protección Temporal (TPS) superviviente aún con prórroga, a la espera de una regulación permanente que beneficie a miles de familias integradas plenamente desde hace casi dos décadas, a la sociedad norteamericana. Aunque este es un asunto del Departamento de Seguridad Interna del país del norte, hubo referencia a él en el diálogo con el presidente Juan Orlando Hernández, con los secretarios de Estado y miembros de la sociedad civil.

Tres temas, sin embargo, sumamente sensibles fueron abordados en los encuentros: inseguridad, corrupción y narcotráfico. Sobre los tres, las coincidencias no disiparon los puntos de vista encontrados, aunque sí hubo reconocimiento de los logros que, ojalá, fuesen mayores y contundentes, particularmente en la lucha contra la corrupción que drena los recursos financieros y debilita las instituciones hasta dejarlas en mano de delincuentes.

“Altamente significativa” la visita de la representante norteamericana en la ONU a nuestro país, de manera que se puedan programar, estudiar y adoptar resoluciones en asuntos bilaterales para ampliar, fortalecer y consolidar las relaciones entre ambos países.