Más noticias

El Fujimorismo

Nuevamente el fujimorismo toma acción en Perú, y otra vez se divide la opinión pública en dicho país sudamericano al obtener el expresidente Alberto Fujimori su libertad humanitaria mediante un decreto de amnistía firmado en la Nochebuena por el presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Para sus partidarios, Fujimori es el hombre que logró salvar a Perú de los grupos guerrilleros y del colapso económico; y para sus adversarios fue un presidente autoritario que abusó de las instituciones democráticas de Perú para mantenerse en el poder mediante un autogolpe propiciado con una alianza con las Fuerzas Armadas del país.

Alberto Fujimori heredó en 1990 un país siniestrado por 15 años de una guerra particularmente bárbara conducida por Sendero Luminoso, con una inflación del 2,700%. Para luchar contra el terrorismo dio carta blanca al Ejercito, y para enderezar la economía del país aplicó con bastante rigorismo las recetas de los organismos internacionales. De esta forma logró resultados espectaculares notablemente en la lucha antiterrorista, descabezando estos movimientos, y en el campo económico bajando la inflación del 2,700% al 12% en los primeros años de su mandato, a tal grado que se habló en aquella época del “milagro peruano”. El progreso y la modernización de Lima, la capital peruana, se manifestó con la construcción de centros comerciales y diversos edificios arquitectónicos por doquier.

Pero como en todos los programas de ajuste económico, el peruano tuvo un costo social alto, las privatizaciones causaron despidos masivos y la brecha entre los más ricos y los pobres se profundizó a tal grado que la gestión de Fujimori se fue deteriorando, sobre todo por el divorcio del exmandatario con la opinión pública, a una falta de concertación con las fuerzas representativas de la sociedad peruana y por el aislacionismo internacional causado por haber minado la democracia de Perú en nombre de una eficacia que él mismo pregonó.

Después de abandonar el poder fue sentenciado en 2009 a 25 años de prisión por abusos cometidos a los derechos humanos y corrupción. Fue amnistiado este 24 de diciembre en una acción del actual presidente Pedro Pablo Kuczynski en medio de una polémica creada a su alrededor tres días después que el Congreso declaró no haber lugar para la destitución de Kuczynski, precisamente con los votos de los hijos de Fujimori, lo que provocó una tormenta política en el país a pesar de que el Gobierno informó en un breve comunicado el mismo día de la Nochebuena que se había otorgado el perdón presidencial al ex-Presidente tras conocer una evaluación de una junta médica que dictaminó que el exmandatario sufre “una enfermedad progresiva, degenerativa e incurable” que determinó su puesta en libertad.