Más noticias

Gustavo Castro denuncia que funcionarios están implicados en crimen de Berta Cáceres

El único testigo del asesinato de Berta Cáceres afirma que estudia demandar al Gobierno de Honduras.

Castro se siente 'agradecido' de haber estado junto a Berta en sus momentos finales.
Castro se siente 'agradecido' de haber estado junto a Berta en sus momentos finales.

Ciudad de México.

A seis meses del asesinato de la ambientalista hondureña Berta Cáceres, el único testigo del crimen, el mexicano Gustavo Castro brinda reveladoras declaraciones sobre las circunstancias del hecho fatal.

Castro habló con el portal mexicano El Diario, a quienes confesó que agradece haber estado en la casa de Cáceres aquel 3 de marzo cuando varios sicarios entraron al lugar para asesinar a la reconocida activista. "Nadie pensó que yo estaría ahí", dijo Castro.

El defensor del medio ambiente en la sede de Amnistía Internacional España confiesa que si no hubiese testigo del asesinato de Berta "sería imposible rebatir la versión oficial de los hechos. Podrían haber inventado cualquier cosa. Pero no les salió bien. Yo estaba allí", remató.

El mexicano denunció el "interés del Gobierno y de la justicia hondureña" en que su versión coincidiese "con la que ellos habían construido".

Berta.173(800x600)
Castro fue asesinada en su casa el pasado 3 de Marzo. Castro resultó herido en el ataque.

Castro deduce que la fiscalía tenía tres escenarios. "Se podría decir que era un robo o un asalto. Su casa estaba aislada. Era el escenario ideal. Pero estaba allí, no lograron asesinarme y entonces activaron sus otros planes".

Tras el asesinato, el mexicano reveló que "la policía me llevó a tomar declaración. Ya habían detenido a un miembro del Copinh como sospechoso, pero yo aún no lo sabía. Al mismo tiempo, estaba con la policía y con el hombre que hacía el retrato hablado. Él dibujaba a una persona que no era la que yo describía (...) Estaba retratando a Aureliano. Yo no sabía, no lo conocía. Esto demuestra que había una intención clara de involucrar a gente del Copinh en el asesinato. Pero no lo logran".

El asesinato de Berta despertó muchas conciencias adormecidas. Berta nos manda un mensaje muy claro: despertemos humanidad. Berta no murió, se multiplicó: fue impresionante cómo se reventó por todos los lados. Y a Berta no la sepultamos, la sembramos. Empezó a florecer por todas partes.

Gustavo Castro, Ambientalista mexicano

El ambientalista afirma que "el Plan C" era "imputar al mexicano". "Yo sabía que los militares, policías o sicarios iban a estar esperando a acabar el trabajo y ese riesgo aumentaba cada día que seguía en La Esperanza. Llevaba dos días sin dormir, tenía a dos policías vigilando, pero podían ser los mismos que atosigaban a Berta", afirmó.

Castro recordó que tras finalizar una reconstrucción de los hechos, las autoridades hondureñas permitieron su salida del país. Sin embargo, cuando se disponía a abordar el avión fue retenido "sin motivo alguno".

Ante la disposición de las autoridades a "detenerlo"en el aeropuerto, la embajadora y el cónsul de México lo tomaron de ambos brazos y "declararon protección consular" por lo que le llevaron a la embajada. Le prohibieron salir del país durante 30 días.

"El transcurso de ese mes fue una tortura psicológica porque en cualquier momento esperaba que llegasen a por mí inventando cualquier excusa. También intentaron relacionar mis zapatos con los de los asesinos que dieron una patada en la puerta", reveló.

De momento, han sido detenidas cinco personas, entre ellas, un miembro del Ejército y un gerente y un trabajador de la empresa Desa.

Sin embargo, Castro cree que aún no han sido detenidos todos los culpables del crimen contra Berta.

"(...) Están involucrados todos: la empresa, el Ejército, los sicarios, jueces... Sacrificaron las piezas más bajas, era el mal menor. Estamos convencidos de que había más gente. No actuaron solos, ni ese sicario solo, había más. Están implicados funcionarios del Gobierno de Honduras, familias importantes de Honduras", indicó el activista.

Castro afirmó que "el Copinh está preparando un grupo de expertos independientes para que apoye las investigaciones en mi caso y en el caso de Berta. Estaría formado por juristas, gente con distintas experiencias que apoye la investigación, a la familia y al Copinh. Serviría para hacer presión y para opinar sobre las líneas de investigación".

Además, "se está estudiando la posibilidad de demandar al Gobierno de Honduras ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos", concluyó.