Más noticias

Así fue la trampa que le tendió la policía a Ana Julia Quezada para detenerla

La dominicana que confesó haber matado al niño Gabriel Cruz en España quedó hoy a disposición de un juez.

Las autoridades creen que Quezada pudo actuar movida por los celos al rechazar el padre del pequeño irse con ella a  República Dominicana.//EFE.
Las autoridades creen que Quezada pudo actuar movida por los celos al rechazar el padre del pequeño irse con ella a República Dominicana.//EFE.

Madrid, España.

La dominicana Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del niño español Gabriel Cruz, un suceso que ha conmocionado a todo el país, pasó hoy a disposición de un juez de Almería, que en las próximas horas decidirá si la envía a prisión provisional a la espera de juicio.

La detenida llegó a un juzgado tras haber abandonado minutos antes la Comandancia de la Guardia Civil de la ciudad andaluza de Almería, en cuyos calabozos ha permanecido desde que fue detenida el pasado domingo en la localidad almeriense de Vícar tras ser sorprendida con el cadáver de Gabriel en el maletero de su auto.

La escena se produjo el domingo pasado, luego de que los investigadores interrogaran a la asesina confesa afirmando que ya sabían de la ubicación del cuerpo del niño gracias a una serie de grabaciones de cámaras de seguridad relacionadas con el caso.

Según los agentes, Ana Julia se puso nerviosa y finalmente cometió el error que las autoridades esperaban.

La Guardia Civil la siguió en autos camuflados durante el fin de semana pasado, hasta que el domingo los agentes siguieron a la mujer hasta una localidad abandonada donde la grabaron sacando de un pozo lo que parecía ser el cadáver del niño y meterlo en su auto, lo que precipitó su arresto.

El juez Rafael Soriano dirige la instrucción de la causa judicial iniciada tras la desaparición de Gabriel el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas de Níjar, también en la provincia de Almería.

Lea más: La actuación con la que la madrastra de Gabriel intentó burlar a la policía

La arrestada confesó ayer en la Comandancia de Almería que golpeó al niño con la parte roma de un hacha y que luego lo asfixió, tras declarar durante casi dos horas ante los agentes encargados de la investigación, a quienes también les dijo que había cometido el crimen ella sola.

Quezada pudo actuar movida por los celos al rechazar el padre del pequeño irse con ella a su país, la República Dominicana, donde quería instalarse, según la hipótesis con las que se trabaja en la investigación.

Tras su confesión, la presunta autora de la muerte del hijo de su pareja, volvió a ser trasladada ayer a la localidad de Rodalquilar, donde presuntamente enterró el cadáver del menor, para una reconstrucción de los hechos. EFE