Más noticias

Las escalofriantes advertencias de Stephen Hawking a la humanidad

El brillante físico británico falleció anoche a los 76 años de edad.

Stephen Hawking murió a los 76 años de edad.

Londres, Inglaterra.

El astrofísico británico Stephen Hawking, que desafió las expectativas de una muerte temprana para convertirse en el científico más popular del mundo, falleció el martes a los 76 años en la ciudad universitaria inglesa de Cambridge.

Hawking, cuyo libro "Historia del tiempo", aparecido en 1988, se convirtió en un superventas y lo catapultó al estrellato, dedicó su vida a desentrañar los misterios del universo y, aunque nunca ganó el premio Nobel, era más célebre que cualquiera de los que lo hicieron.

El científico brindó una de sus últimas conferencias en la ceremonia inaugural de la Web Summit 2017 en Lisboa, el pasado mes de noviembre, donde lanzó una seria advertencia sobre los efectos negativos que puede conllevar el acelerado avance de la tecnología, haciendo especial hincapié en la Inteligencia Artificial.

"El desarrollo de la inteligencia artificial podría significar el fin de la raza humana", si los sistemas artificiales llegaran a superar en inteligencia a las personas, advirtió.

Los robots "podrían llegar a tomar el control y se podrían rediseseñar a sí mismos" para aniquilar a los humanos, agregó Hawking.

Lea más: Las mejores frases de Stephen Hawking

El físico británico también advirtió que el mundo morirá en 200 o 500 años. Hawking calculó la fecha y advirtió que el fin de la vida en la Tierra puede desatarse por la muerte de la raza humana a manos de la Inteligencia Artificial, guerras nucleares, cambio climático y agotamiento de la Tierra, por lo que tendríamos que buscar un nuevo planeta.

Hwakings propuso dirigir la mirada hacia Alfa Centauri, el sistema estelar más cercana al Sol, ubicado a unos 4,37 años luz o 41,3 billones de kilómetros del planeta azul. A partir de esto, el físico pidió financiar el proyecto Breakthrough Starshot, del que hace parte, que consiste en elaborar una sonda en la que viaje una nanonave casi alcanzando la velocidad de la luz.