Más noticias

La oposición venezolana apuesta por el boicot a elecciones de abril

La MUD califica las votaciones presidenciales como un show del gobierno para aparentar legitimidad.

En un comunicado de ocho puntos, ángel Oropeza retó al al presidente Nicolás <br/>Maduro, a que “se mida contra el pueblo en unas elecciones de verdad”.
En un comunicado de ocho puntos, ángel Oropeza retó al al presidente Nicolás
Maduro, a que “se mida contra el pueblo en unas elecciones de verdad”. / Foto: AFP

Caracas, Venezuela.

La oposición venezolana rechazó ayer participar en las elecciones presidenciales del 22 de abril, argumentando que son “fraudulentas” y buscan dar “apariencia de legitimidad” al mandatario Nicolás Maduro, ahora con el camino libre para su reelección.

En un comunicado leído por su coordinador Ángel Oropeza ante la prensa, la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) dijo no “avalar lo que hasta ahora es sólo un simulacro fraudulento e ilegítimo de elección presidencial”.

“Este evento prematuro y sin condiciones ... es sólo un show del propio gobierno para aparentar una legitimidad que no tiene, en medio de la agonía y sufrimiento de los venezolanos”, subrayó.

No obstante, la MUD dejó abierta la puerta a asistir a los comicios si el gobierno ofrece, a última hora, garantías de un proceso libre y transparente, como lo pidieron en un diálogo en República Dominicana, que naufragó el 7 de febrero.

La MUD exige como garantías para los comicios -que debían realizarse en diciembre y fueron adelantados por el oficialismo- observación internacional, auditorías y un Consejo Nacional Electoral (CNE) “equilibrado”.

Sin un rival de peso a la vista, Maduro parece asegurar la reelección pese a que su gobierno es reprobado por 75% de los venezolanos, según sondeos, debido al colapso económico que sufre el país con las mayores reservas petroleras del mundo.

“Maduro está quizá en su momento más débil, pero su fortaleza es la debilidad, las fallas, la falta de unión y de coherencia de la oposición. Es lo que le da oxígeno”, considera Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos.

Oposición debilitada

En crisis de credibilidad y con sus principales líderes -Leopoldo López y Henrique Capriles- inhabilitados políticamente, la MUD debatió por dos semanas su decisión, bajo presión pues algunos países adelantaron que desconocerán los resultados de los comicios.

Algunos dirigentes opositores, como el expresidente parlamentario Henry Ramos Allup, tienen aspiraciones presidenciales; mientras Henri Falcón, exgobernador disidente del chavismo, parece dispuesto a inscribir su candidatura con su partido minoritario. Ninguno de los dos asistió a la conferencia.

“La MUD virtualmente está liquidada. Esto significa para la oposición un gran descrédito por no haber visualizado la coyuntura y planteado una estrategia proactiva. Es preferible que desconozcan tu victoria a perder por no participar”, dijo el politólogo Luis Salamanca.