Más noticias

Médicos extraen 14 gusanos del ojo de una mujer en EEUU

Registran el primer caso de infección ocular con gusanos de ganado en Oregon.

Una mujer de Oregon se aterrorizó al encontrar varios gusanos en su ojo.
Una mujer de Oregon se aterrorizó al encontrar varios gusanos en su ojo.

Oregon, Estados Unidos.

Una mujer estadounidense es la primera persona del mundo en sufrir una infección ocular que suele registrarse en el ganado vacuno y que es causada por una mosca, informaron medios locales.

El caso de Abby Beckley, residente en el estado de Oregon, descrito en un artículode la American Journal of Tropical Medicine and Hygiene, revela que los médicos sacaron 14 gusanos traslúcidos de la especie Thelazia gulosa, todos de menos de 1,27 centímetros de largo, del ojo izquierdo de la mujer de 26 años.

Beckley presentó molestias en su ojo por varios días y tras asistir al médico fue diagnostica con una infección ocular.

Sin embargo, una semana después, la mujer examinó su ojo en el espejo y observó un gusano pequeño y translúcido, "sentí algo en el ojo y ví que se movían", dijo Beckley, "puse mis dedos allí en una especie de movimiento de recolección y saqué un gusano, miré mi dedo y seguía moviéndose", agregó.

La mujer luego asistió al hospital donde los médicos extrajeron 13 gusanos más con pequeñas pinzas especiales.

De acuerdo con los especialistas, esta especie del gusano Thelazia se observaba previamente en el ganado en el norte de EEUU y el sur de Canadá y se propaga por las moscas que se alimentan de la lubricación del globo ocular de los animales.

Lea más: Una manada de leones devora a un cazador furtivo en Sudáfrica

Los investigadores sospechan que la mujer encontró algún tipo de moscas, las cuales también se alimentan de secreciones oculares, mientras montaba a caballo y pescaba en una zona costera de Oregón donde la ganadería es muy común.

El artículo indica que los norteamericanos pueden ser más vulnerables a tales infecciones de lo que se creía anteriormente. Si los gusanos permanecen en el ojo humano durante un tiempo prolongado pueden causar cicatrices en la córnea e incluso ceguera, advierten los investigadores.