Más noticias

Álvaro Colom desvió $35 millones con el Trans de Guatemala

De esa suma, $1.3 millones regresaron a los bancos, $13.9 para maquinaria que está embodegada y $6 para gastos incompatibles con el proyecto de inversión.

Ciudad de Guatemala.

El expresidente Álvaro Colom orquestó un proceso fraudulento para sustraer del erario de Guatemala 35 millones de dólares, una cantidad con la que supuestamente se pretendía impulsar un nuevo modelo de transporte público conocido como Transurbano.

“Intervino de manera personal e institucional para facilitar el procedimiento fraudulento de la creación del acuerdo”, dijo el jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), Iván Velásquez, durante una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado de la fiscal general Thelma Aldana.

Esta causa, bautizada como Transurbano: Un fraude al Estado. Etapa 1, ha permitido hasta el momento la captura de 11 personas, entre ellas, el propio Colom y varios de sus ministros, como el actual presidente de Oxfam Internacional, Juan Alberto Fuentes Knight, mientras que otras personas están prófugas.

De los 35 millones de dólares que el Gobierno entregó a la Asociación de Empresas de Autobuses Urbanos (Aeau) para la puesta en funcionamiento de este servicio, $1.3 millones regresaron al sistema bancario enviados por una empresa que los entregó a “manos privadas”, $13.9 se usaron para comprar maquinaria que está almacenada en una bodega “sin utilizar” y $6 millones de dólares para gastos “no compatibles con el proyecto de inversión”.

“El resto del dinero se gastó sin acreditar el destino, por lo que a la fecha está sujeto a investigación”, explicó el abogado colombiano, quien detalló que de los $1.3 millones que regresaron a Guatemala $780,000 los recibió Javier Arzú Tinoco y $270,000 Juan Luis Rodríguez, que los envió a Gustavo Alejos, entonces secretario de la Presidencia, ahora en prisión preventiva por varios casos.

Velásquez y Aldana detallaron que el Gabinete de Gobierno firmó el acuerdo gubernativo para la concesión de los fondos, siendo “la consagración de todo el mecanismo de engaño” (fraude) y la entrega del dinero de forma “arbitraria”, lo que generó la perpetración del delito de malversación, pues no se realizaron los estudios oportunos que acreditaran la necesidad de ese subsidio.

Pero, además, los miembros de la junta directiva AEA crearon cuatro sociedades anónimas el mismo día con la misma notaria y el mismo propósito con el fin de “captar los recursos que se destinarían” a instalar el sistema prepago en el servicio de autobús.

“En el caso de la actual investigación se pudo establecer que el artificio para engañar a la administración pública consistió en evitar la injerencia de actores y procedimientos que pudieran entorpecer u obstaculizar el propósito criminal: lograr la aprobación del acuerdo y la erogación de los recursos”, resumió Aldana.

Tanto la fiscal como el comisionado insistieron en que varios actores que deberían tener voto en este proceso, como la Procuraduría General de la Nación o la Municipalidad de Guatemala, no intervinieron en el proceso, en el que no se hizo ningún estudio ni análisis para su evaluación.

Por este caso están capturados varios de sus exministros, entre ellos, el de Finanzas y actual presidente de Oxfam Internacional, Fuentes Knight, quien era “el responsable” de que la política pública ejecutara el presupuesto conforme a los intereses del Estado.

“Gestionó lo indispensable para que se desembolsaran los pagos”, enfatizó Veláquez.

Están pendientes de captura cuatro personas, entre ellas, Luis Gómez, miembro de la Aeau, y Rudy Maldonado, representante legal de la asociación, además de Gustavo Alejos, citado a declarar.