Más noticias

Hondureño pide ayuda a la policía y lo entregan a la "migra"

Un indocumentado hondureño pidió ayuda a la policía tras hallar un intruso en su propiedad. Los agentes lo denunciaron al ICE.

Washington, Estados Unidos.

Wilson Rodríguez, un inmigrante de origen hondureño, llamó a la policía de Tukwila, en el estado de Washington, pidiendo ayudar tras encontrar a una persona sospechosa merodeando su propiedad la madrugada del pasado jueves, y terminó siendo entregado a agentes de Inmigración.

Según medios locales, Rodríguez (32), que llegó ilegalmente a Estados Unidos en 2004 escapando de la violencia luego de que su hermano fuera asesinado, llamó a la Policía para denunciar un intruso en su propiedad.

Los oficiales acudieron al llamado y encontraron al sujeto traspasando los límites del terreno, pero afirmaron que no tenían una causa probable para arrestarlo y lo dejaron ir, según indicó el oficial Víctor Masters del Departamento de Policía de Tukwila.

Masters dijo que los agentes investigan en cada incidente a todos los involucrados, y en ese caso descubrieron que Rodríguez tenía una orden de arresto pendiente emitida por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Los agentes contactaron al ICE y la agencia solicitó la detención del indocumentado hondureño.

El arresto de Rodríguez ha causado conmoción en Seattle ya que los agentes de policía no tienen autoridad para arrestar personas en nombre de ICE.

Las críticas llevaron a la estación involucrada a divulgar un comunicado en Facebook, aclarando el procedimiento.

Lea más: Republicanos dan esperanza a salvadoreños ante fin del TPS

"Como política nuestros oficiales no están obligados a solicitar la nacionalidad o estatus migratorio de sospechosos, víctimas, testigos u otras personas, ni consultan bases de datos para hacer tales verificaciones. En este caso particular, los oficiales fueron informados de que había una orden de arresto, verificaron que era válida y transfirieron al sujeto nombrado en la orden a la autoridad que la emitió", dice el comunicado en Facebook.

Macarreño, que trabaja como carpintero y es líder de su iglesia, no tiene antecedentes penales, según informó su abogado, que intenta solicitar asilo para buscar la libertad de su defendido con el argumento de que su detención por parte de la policía de Tukwila fue impropia.