Más noticias

Abrazados, así murió una pareja tras terremoto en México

Los cuerpos de Gabriel Morales y Agueda Mendoza estaban abrazados al momento de ser rescatados.

Gabriel y Agueda estuvieron juntos hasta la muerte. Se habían casado hace 23 años. Captura pantalla

Ciudad de México.

El amor los unió hace 23 años y ni la muerte pudo separarlos. Los cuerpos de Gabriel Morales y su esposa Agueda Mendoza fueron encontrados abrazados tras el potente terremoto de 7,1 que sacudió a los mexicanos y que deja cerca de 300 personas muertas.

Junto a los cadáveres estaba también el de su fiel compañero, su perrita King a quien la pareja amaba y que los acompañó hasta sus últimos días.

Ambos se habían graduado de la Unam. Ella era abogada y él se desempeñaba como ingeniero topográfico. Fruto de su amor había nacido una hija de 18 años.

"Los encontramos abrazados en su departamento, eran una pareja muy unida, allí cerca estaba su perrita, la querían mucho", dijo Juan Carlos Williams, sobrino de Gabriel.

A la búsqueda de los cuerpos de la pareja se sumaron rescatistas, brigadistas, familiares, vecinos y amigos. Según comentan, eran una pareja cariñosa y servicial.

Rescatistas siguen en pie

Los esfuerzos por encontrar vida bajo los escombros de los edificios de Ciudad de México destruidos por el sismo del martes que dejó 305 muertos se retomaron tras un nuevo temblor de 6,1 grados este sábado, que provocó dos muertes por infarto y generó nerviosismo en la población.

Autoridades de la alcaldía informaron que el rescate continúa en al menos cinco zonas de la ciudad tras el nuevo sismo, incluido un edificio colapsado en la zona céntrica de Roma-Condesa, en donde por protocolo se tuvieron que abandonar las labores temporalmente tras el temblor.

En contraste, en un edificio colapsado del sur de la ciudad, las labores todavía no se reanudaron.

El Servicio Sismológico Nacional informó que el nuevo movimiento tuvo su epicentro en el sureño estado de Oaxaca, que se vio golpeado a inicios de septiembre por otro terremoto. AFP